Boletín

El tío del joven con discapacidad que perdió la vida en El Molinón: "Hay muchas incógnitas por resolver"

Eleazar, con discapacidad, murió tras un incidente con la seguridad del recinto al salir del estadio. Su tío ha pasado por 'El Cascabel' de TRECE

Vídeo

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 23:58

En ‘El Cascabel’ de TRECE han entrevistado a Diego, tío de Eleazar, el joven con discapacidad que fue reducido por los vigilantes de seguridad del campo del Sporting de Gijón, El Molinón, al intentar acceder al recinto, según ellos, sin entrada. Finalmente, acabó perdiendo la vida.

“Lo que quiero decir es que somos de etnia gitana y eso es un orgullo, pero esto no va de eso. Somos una familia con una pérdida muy grande. Era una tarde de alegría que acabó en tragedia. Él era un niño especial, no nos gusta referirnos a él de otra forma. Era el cascabel y la alegría de nuestra casa. Nos llenaba de felicidad a todos. Le regalaron unas entradas para el España-Islas Feroe, y acudió con su hermano, su padre y un primo. Entraron por la puerta 16, a la familia se les despistó durante un momento. No se le dio mucha importancia, pero al ver que no volvía, empezaron a preguntar por él. Fueron a preguntar a los agentes de seguridad y la Policía Nacional que habían montado operativo para el partido. El padre quiso salir fuera a buscarlo pero no fue posible porque las puertas estaban cerradas”, explica Diego. 

Asimismo, continuaba explicando que desconocen cómo el joven pudo salir al exterior, una de las principales incógnitas de esta tragedia. “Era un chaval grande y fuerte, pero era un niño en cuerpo de hombre, a pesar de sus 30 años. Un niño en su comportamiento. Las imágenes dirán cómo salió. Imaginen un niño que sale fuera, quiere volver a entrar y no le dejan. Le dicen que no tiene entrada, pero había estado dentro incluso”, apostillaba el tío de Eleazar. 

Ahora están pendientes de qué revela la autopsia. “Él quiso entrar repetidas veces. Primero alegaron que no tenía entrada. Además, horas después sacaron una nota de prensa diciendo que no estaba accediendo por la puerta que le correspondía. Pero, vamos a ver, tendrán que explicarle, no echarlo a empujones. Se ve en la cara del niño que era especial. Si le hubiera mirado la cara un segundo, habrían explicado y preguntado. Hay demasiadas incógnitas”. Las claves están en la autopsia y las cámaras.

Lo más