Boletín

Antonio Jiménez: "Rivera no apoyará la investidura de Sánchez y competirá por el liderazgo de la oposición"

El análisis de la actualidad de la jornada en El Cascabel de TRECE

Antonio Jiménez

Antonio Jiménez

Director de 'El Cascabel' 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 23:12

Vídeo

 

La primera consecuencia de las elecciones de ayer nos invita a concluir que la mayoría de los españoles ha votado opciones políticas alejadas de los extremos y del populismo (las elecciones en España siempre se ganan desde la moderación), salvo en Cataluña donde el independentismo, con ERC a la cabeza, subió con fuerza y también lo hizo Bildu en el País Vasco. De hecho, Sánchez ganó las elecciones entre otros factores decisivos por su campaña moderada y eficaz.

¿Qué hará a partir de ahora? Las opciones políticas que la aritmética parlamentaria le han brindado pasan, en primer lugar, por un gobierno en solitario que es lo que quiere y pactos puntuales con Podemos incluida la investidura. Esos pactos puntuales incluirían a otras fuerzas necesarias como PNV, Compromis, CC y el partido regionalista de Cantabria de tal forma que si Podemos acepta esa fórmula, Sánchez podría labrarse una legislatura más o menos estable a falta de un diputado para la mayoría.

El problema es que Sánchez quiere un gobierno sin Podemos y Pablo Iglesias quiere pisar moqueta ministerial. Estaremos atentos a las negociaciones. O sea, que no se puede descartar un gobierno de coalición de PSOE y Podemos y tampoco se puede descartar que Ana Oramas cumpla su promesa de no apoyar con sus dos diputados canarios a Sánchez si pacta con Podemos y que este necesite buscar el apoyo de los separatistas. Y estos ponen precio a sus votos, ya se sabe. Entre otras condiciones, el referéndum de autodeterminación. En definitiva las urnas han despejado la incógnita principal: el ganador de los comicios, pero no la fórmula de gobierno estable que necesita España. Porque el pacto de PSOE con Ciudadanos, el preferido por la España moderada y por los empresarios, queda descartado. Rivera no apoyará la investidura de Sánchez y competirá por el liderazgo de la oposición con el PP que sufrió un naufragio electoral.

El PP está obligado a hacer autocrítica y corregir los errores de su estrategia. La razón, sin embargo, asiste a sus dirigentes al culpar de su debacle en parte a la fragmentación del voto por la irrupción de VOX (Inés Arrimadas recordaba hoy que 734.000 votos de Vox se han ido a la papelera por no conseguir escaño) y a la fuerte movilización de la izquierda animada por Sánchez precisamente por el espantajo de Vox. Esa ha sido la razón por la que el centro derecha se ha quedado sin opciones de gobierno porque sumados los votos de PP, Ciudadanos y Vox son más que los obtenidos por el bloque de izquierda del PSOE y Podemos.

Lo más