• Lunes, 26 de febrero 2024
  • ABC

COPE

Noticias

10 consejos para circular con niebla ¿Cómo conducir con niebla?

Conducir con niebla requiere extremar las medidas de seguridad en la conducción a causa de la pérdida de visibilidad que provoca este fenómeno meteorológico.

Frenar con suavidad y de manera intermitente, usar bien las luces y evitar el peligro del llamado hielo negro, entre las prioridades de los conductores.

10 consejos para circular con niebla
Juan Cascón Baños
@frikipandiSubirector Técnico de la Web Grupo COPE

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 17:01

Otoño e invierno son dos estaciones del año en las que abundan fenómenos meteorológicos que dificultan la conducción. La nieve, la lluvia y la niebla son algunos de esos fenómenos adversos que requieren la máxima concentración al volante.

Hay condiciones meteorológicas como la niebla que obligan a extremar las precauciones en la conducción, ya que disminuyen la visibilidad y humedecen el pavimento.

Mantener la calma, aumentar nuestro nivel de atención al volante y realizar un buen mantenimiento del vehículo es fundamental para evitar cualquier contratiempo en nuestro viaje.

La niebla es siempre enemiga de la conducción segura, así que no hay que bajar la guardia aunque se conozca la carretera palmo a palmo.

La niebla, por ejemplo, causa cada año entre el 7 y el 8% de los siniestros de tráfico que se producen en España según la DGT.

¿Cómo conducir con niebla? Os dejamos 10 consejos para circular con niebla:

1. Circular con la iluminación adecuada. Nunca luces largas, pero si las luces antinieblas

Uno de los mayores errores que suelen cometer los conductores que no están habituados a conducir con niebla es utilizar las luces largas. Esta acción tiene un efecto bumerán porque la luz tan intensa que emiten estos faros se refleja en la propia niebla y eso dificulta aún más la visibilidad. Además, este exceso de luz resulta muy molesto para los otros conductores porque les deslumbra.

Las luces que debemos usar siempre en episodios de niebla son las de cruce y las antiniebla delanteras.

Las luces de niebla traseras solo hay que encenderlas cuando estamos atravesando bancos de niebla cerrados. No debemos conectarlas cuando la niebla liviana, ya que dejarían en segundo plano las luces de freno y podría ocasionar confusión a los vehículos que vienen detrás. Cuando la bruma se haya disipado, no debemos olvidarnos de apagar las luces antiniebla, tanto las delanteras como las traseras, para no causar molestias al resto de conductores.

2. Aumentar la distancia de seguridad y estar alerta todo el tiempo

Debemos ampliar la distancia de seguridad respecto al coche que nos precede para evitar un choque en cadena ante un posible frenazo. Si la niebla es muy densa, puede darse el caso de que no veamos el coche que circula por delante de nosotros, así que hay que aminorar la marcha para disponer de más espacio en caso de frenadas de emergencia. Además si evitamos atropellos. Los animales también se pueden despistar y, según el tipo de vía o la zona, pueden llegar a cruzar la carretera. Ciervos, gatos y demás animales, incluso personas.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

3. Adecuar la velocidad. No corras

Dejarse llevar por el ansia de abandonar cuanto antes ese tramo de visibilidad reducida (y pisar el acelerador más de la cuenta) es una idea nefasta. Resulta lógico pensar en no correr, ya que no se observa lo que está delante. Debes circular a una velocidad adecuada que te permita reaccionar a cualquier imprevisto

4. Usar el aire acondicionado o la calefacción para quitar el vaho de las lunas. Mejor tu visibilidad

Un problema asociado con el contraste térmico entre el interior y el exterior del vehículo es la formación de vaho en el cristal. Para eliminarlo, hay que orientar la ventilación hace el parabrisas, y si resulta insuficiente abrir ligeramente las ventanillas. ¿Cómo desempañar los cristales de un coche?

La técnica más eficaz consiste en encender la calefacción y accionar el ventilador a la máxima potencia con las rejillas apuntando hacia el cristal. Aunque la luna también se puede desempañar poniendo el aire acondicionado, el proceso será mucho más lenta

5. Activar el limpiaparabrisas de vez en cuado

Es necesario accionar de vez en cuando el limpiaparabrisas, tanto el delantero como el trasero (si disponemos de él), para retirar la humedad de la luna y conseguir mejorar la visibilidad. Si a eso le unimos quitar el vaho.

Hay que comprobar el estado de las gomas del limpiaparabrisas con regularidad. Si las escobillas están dañadas, hay que sustituirlas por otras nuevas.

6. Frenar de forma intermitente

El nivel de adherencia de los neumáticos disminuye cuando el asfalto está mojado y resbaladizo. Para evitar que las ruedas traseras se bloqueen debemos accionar el freno de manera intermitente. El ABS también ayuda. Es mejor secar de vez en cuando el freno con una pequeña frenada.

7. Cuidado con el hielo negro

Siempre, y más en caso de conducir con niebla, debe pisarse el freno con suavidad para controlar el coche sobre todo si no tienes control de tracción y acelerar progresivamente. No hay que olvidar que es posible encontrarse con el llamado hielo negro. Este peligroso fenómeno se produce cuando el asfalto está a cero grados (o menos) y la niebla entra en contacto con él, de modo que el agua condensada se congela y el pavimento se vuelve peligrosamente resbaladizo.

8. Guiarse por las marcas viales

Las marcas viales de la calzada son una buena guía para seguir el trazado de la carretera. Cuando circulamos bajo niebla muy espesa es aconsejable guiarse por las marcas longitudinales y laterales del asfalto. Nunca debemos tomar como referencia el vehículo que nos precede porque puede darse el caso de que no se esté guiando por la señalización horizontal de la carretera y si se sale de la calzada podemos seguirle nosotros provocando un accidente peor.

9. Mantenerse en el mismo carril y evitar adelantar

Cuanto menos se altere la dirección de la marcha, mejor. En ocasiones aparece la tentación de centrar el vehículo entre dos carriles para conducir con más holgura, pero así es fácil convertirse en un obstáculo para los demás. Además, jamás adelantar en las carreteras convencionales, ya que no verás al coche que viene de frente a ti. Es una de las causas de mayor mortalidad.

10. No detenerse en el arcén

Si la niebla es tan intensa que nos cuesta avanzar con seguridad hemos de seguir hasta encontrar un lugar seguro para parar. Solo debemos detenernos en el arcén en caso de emergencia, señalando la posición del coche con los triángulos de emergencia o la nueva señal luminosa V-16. Para salir del vehículo es obligatorio hacerlo con el chaleco reflectante

Os dejamos el aviso de la Guardia Civil de como usar las luces aninieblas




Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar