SANTORAL 5 DICIEMBRE 2017

San Sabas

Hacemos memoria de San Sabas, en este martes de la I semana del Teimpo de Adviento. Mutalasca, en Capadocia, vería nacer a este anacoreta el año 439. Dadas las empresas militares del padre en Alejandría, serán sus tíos los que le cuiden. Cuando advierte el afán de bienes materiales de los hombres, opta por seguir la vida eremítica.

Tras un periodo de preparación cuando siente la llamada a la vida consagrada, ingresa en los monjes de San Flaviano. Posteriormente le dan permiso para visitar los Santos Lugares, pasando por diversos monasterios. De esta forma profundiza más en los misterios de la Vida de Cristo. Una vez terminada su peregrinación retorna a los lugares de origen. Pronto llega a Teoctisto, lugar de gran austeridad. Sin embargo, con el paso del tiempo la relajación se apodera del convento, por lo que marcha al Jordán, donde recibe las gracias necesarias para combatir al maligno que le intenta apartar del camino de la soledad, poniéndole también las trabas de la comodidad terrenal y humana que contrastan con el camino del desprendimiento y la sencillez. La fama de santidad de Sabas, desde su sencillez y humildad, guía hasta él a multitud de personas. El Patriarca de Jerusalén le nombra exarca de todos los monjes y anacoretas del desierto. En una entrevista con Justiniano, pide al Emperador un compromiso serio con la Iglesia. Muere el año 531.

Iconografía: Se le representa con una túnica sencilla de color oscuro al estilo del más puro anacoretismo y un cayado.

Otros Santos: Niceto, Dalmacio y Aureliano.