LUNES 4 DICIEMBRE 2017

San Juan Damasceno

Hoy, lunes de la I Semana de Adviento, recordamos a San Juan Damasceno. Nacido en Damasco – de ahí le vendrá el sobrenombre- a finales del siglo VII, procede de familia cristiana. Es el último Padre de la Iglesia de Oriente, al que la Providencia dota de una gran sabiduría nutrida de la Tradición Eclesiástica y la Sagrada Escritura.

Redacción Religión

Cuando ya es monje en el Monasterio de San Sabas, se ordena sacerdote. Hombre de profunda contemplación mística, la vida está llena de momentos de oración contemplativa. Experto en Filosofía, lega grandes obras de reflexión, donde todo lo que plasma, se puede decir que es una síntesis del saber de los Padres Orientales. Su amor a la Iglesia, es el eje que le ayuda a escribir contra las herejías de entonces, como les ocurría a buena parte d elos Padres de la Iglesia. Es el caso del monofisismo, herejía que proclamaba una única naturaleza en Cristo y no dos, porque su naturaleza humana, según Nestorio -su promotor- había absorbido a la humana. También lucha contra los iconoclastas -o iconoclastia-, que rechazan el culto a las imágenes. Juan Damasceno, señalará que las imágenes son representaciones de la obra divina para ilustrar al pueblo fiel a modo de catequesis. Muere a mediados del siglo VIII. 

Iconografía: Se le representa con un turbante en la cabeza y un pergamino en la mano con algunos de sus escritos. Sus imágenes se conservan en iconos de estilo bizantino.

Otros Santos: Jerónimo de Ángelis y Simón Jempo y mártires en Japón.