La oración del día: San Hilario de Poitiers

Fue declarado Doctor de la Iglesia, por sus grandes aportaciones para la definición del dogma trinitario, en 1851 por el papa Pío IX

Tiempo de lectura: 2’

Muchos Santos profundizan en cada uno de los aspectos de la Historia de la Salvación. En muchos casos ahondan en el Misterio de la Encarnación y del Nacimiento. Esto le pasa en este día a San Hilario de Poitiers, Obispo y Doctor de la Iglesia y Santo al que conmemoramos. Nacido a principios del siglo IV en el seno de una familia pagana de origen noble, tras un proceso de catecumenado abraza la Fe en el Señor Jesús.

Pocos años después la Providencia se fija en él para que sea Obispo de Poitiers. Durante su Ministerio tuvo que enfrentarse a la herejía arriana que negaba que Cristo fuese la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, el Verbo de Dios hecho Hombre. Precisamente en su Tratado sobre la Trinidad, recuerda la Doctrina proclamada por el Concilio de Nicea, donde se defendía a Cristo “Hijo Único de Dios, nacido del Padre, antes de todos los siglos.

Dios de Dios, Luz de Luz. Dios Verdadero de Dios verdadero. Engendrado, no creado. De la misma Naturaleza que el Padre por quien todo fue hecho”. Su testimonio, le hizo llegar al enfrentamiento con los arrianos, logrando que el Emperador Constancio, también arriano, le desterrase a Frigia. En medio de este sufrimiento, Hilario no cesaba de repetir: “Permanezcamos siempre en el destierro con tal que se predique la verdad”. A su vuelta fue recibido con una gran acogida espiritual y humana.

Muere en el año 368, dejando un gran legado de escritos y reflexiones teológicas. También se le considera el introductor del canto en las Iglesias de Occidente. Además en sus escritos preludia lo que cristalizará en el Adviento ya que alude a la importancia de guardar algo de ayuno y ciertas privaciones en los 15 días anteriores al 25 de diciembre.


Oración

Dios todopoderoso, que has derramado por toda la creación reflejos de tu infinita belleza y bondad,

haciendo el hombre a tu imagen y semejanza, tanto amas a quienes se entregan totalmente,

que nos los pones como modelo, quieres que les veneremos y haces

innumerables beneficios y milagros por su intercesión.


Por ello y mediante tu siervo San Hilario de Poitiers

te rogamos nos concedas (mencionar aquí la petición)

y con ello una mayor correspondencia de tu amor.

Amén



Religión