Así se vive la Semana Santa en Irak tras el viaje del Papa: "Es una Pascua llena de alegría y esperanza"

Ha pasado casi un mes de la visita apostólica del Santo Padre y la llegada de la Pascua alegra los ánimos de los iraquíes

Tiempo de lectura: 2’

El reciente viaje del Papa a Irak ha dejado una huella profunda en todo el pueblo de aquel país tan conmocionado durante los últimos años a causa de la guerra. Ha pasado casi un mes del viaje apostólico del Santo Padre y la llegada de la Pascua alegra los ánimos de los iraquíes.

‘Aleluya’ ha podido hablar con Naim Shoshandy, sacerdote de Irak que nos ha contado cómo se van a vivir estos Días Santos en Irak. “Es la fiesta central del cristianismo y este año la celebración de la Pascua va a ser, sin ninguna duda, mejor que el año pasado” nos dice Naim.

“El año pasado estábamos encerrados en casa por la pandemia y también seguíamos teniendo mucho miedo por la guerra, aunque no cómo hace 4-5 años” confiesa Naim.

ctv-tbf-naim-irak

Un "año especial en la historia de la Iglesia en Irak"

El sacerdote, que vive ahora en Albacete, tiene la certeza que es “un año especial en la historia de la Iglesia en Irak, es una Pascua llena de alegría y de esperanza. He hablado con mis hermanos sacerdotes en Irak y están muy contentos tras la visita del Papa. Ha dejado mucha esperanza en ellos”.

Naim cree que se ha podido ver que la Iglesia en Irak es “una Iglesia de mártires, una Iglesia viva. Tenemos 24 Iglesias orientales y celebramos la Liturgia Divina en el mismo idioma de Jesús, el arameo”.

El sacerdote nos cuenta que el Domingo de Ramos “salió una procesión con muchísima gente y se veía que la gente tenia ganas de salir a la calle para esta celebración. El Estado, tras la visita del Papa, ha dejado muchísima seguridad para las procesiones y para los barrios donde viven los cristianos”.

ctv-hqp-viaje-papa-irak

Un testimonio de esperanza

Naim recuerda que “la Iglesia sufrió tanto en tan poco tiempo. En estos últimos años hemos vivido momentos muy difíciles por culpa del ISIS. No hay muchísimos cristianos como antes que llenábamos las Iglesias, pero igualmente podemos hacer 5-6 misas al día. Mucha gente ha vuelto a sus casas tras la guerra y tiene ganas de dar testimonio de su vida como cristianos”.

Sobre estos Días Santos, Naim nos cuenta que “normalmente los momentos más especiales son el viernes y el sábado por la noche con la Vigilia Pascual. Lo que ha dejado el Papa en su viaje es un mensaje de fraternidad y hermandad. Estamos muy cansados de tantos años de guerra y sentimos que empieza un futuro mejor para el país, especialmente para los jóvenes. En algunas parroquias han hecho celebraciones de penitencia y hay Horas Santas el viernes en la catedral”.

Naim se queda sorprendido que, muchas semanas después del viaje del Papa, “todavía han dejado fotos de aquel viaje en todo el país, esa es una buena señal. Ha dejado paz”.

Religión