'Anuncio Madrid'

Los jóvenes que salen los viernes por la noche... a rezar

Un grupo de jóvenes se han hecho 'viral' rezando un rosario por las calles del centro de Madrid, a los que se unieron 1.000 personas

Audio

 

Javier González
Javier González

Redactor COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 01 oct 2018

"Somos gente normal", asegura Teresa, una de las personas encargadas del grupo 'Anuncio Madrid'. Hoy es viernes y ya se sabe que hay cientos de planes que hacer por la noche. Pero estos jóvenes dejan las copas, la discoteca, el fútbol, el cine... para un poco más tarde. Ellos saldrán esta misma noche a evangelizar por las calles del centro de Madrid.

"Cuando nos ponemos enfrente de una persona por la calle, sabemos que estamos pisando terreno sagrado, que esa persona tiene una historia y que nosotros somos un par de niñatos que han salido a hablarles de Dios." Valientes sí que son. Los viernes los dedican a compartir con la gente que se encuentran por la calle lo que para ellos es la "felicidad". 

"No somos los típicos que vamos oliendo a incienso"

Su centro de operaciones es la parroquia de San Ildefonso, situada en pleno barrio de Malasaña. 'Anuncio' surgió a raíz de un grupo de franceses que trajeron este proyecto en la JMJ de Madrid. Ahora muchos jóvenes salen a la calle para hablar de Dios "con gente que está de fiesta". 

Su objetivo es uno: evangelizar. "Hay mucha gente que se para a escucharnos," nos cuenta Teresa y asegura que " después muchos jóvenes han acudido a nosotros cuando estaban tocando fondo." 

El pasado sábado 15 de septiembre decidieron organizar el rezo del rosario por las calles de Madrid. De forma "totalmente providencial" acudieron a la llamada más de 1.000 personas y se tuvo que cortar uno de los carriles de la Gran Vía. Quieren ser "un punto de unión fuerte entre jóvenes católicos de todos los sitios."

Eso sí, aseguran no ser de otro planeta, que son "gente normal" y que no van "oliendo a incienso." Chavales que están en el mundo, y que quieren regalar a todos un poco de la 'bonoloto' que les ha tocado: la fe.

Lo más