Boletín

¿Cómo viven los católicos en Rumanía?

El Papa Francisco viajará a Rumanía del 31 de mayo al 2 de junio para promover la paz entre ortodoxos y católicos en un país de gran devoción mariana

Monasterio de Sihastria Putnei, Rumanía/ | Pixabay

Monasterio de Sihastria Putnei, Rumanía/ | Pixabay 

Víctor C. Bustillo

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 00:12

El Papa Francisco visita Rumanía, respondiendo a la invitación de los católicos rumanos. Su antecesor, San Juan Pablo II, visitó el país en 1999. Por primera vez, desde el Gran Cisma de 1054, un lider ortodoxo recibía a un Papa Católico. San Juan Pablo II llamó a Rumanía “El jardín de la Madre de Dios”, pidiendo por la unidad de todos los cristianos del país. 

El logotipo del viaje apostólico del Papa Francisco representa el vínculo entre la Virgen María y la unidad. Con ello, trata de mostrar que todos los cristianos caminan juntos, bajo el manto de la Madre de Dios.

De los 22 millones de personas que viven en Rumanía, la gran mayoría se declaran cristianos (99%). Los ortodoxos representan el 87% de la población, mientras que los cristianos apenas llegan al 6%. Sin embargo, aunque el catolicismo es minoría, tiene mucha importancia en regiones como Transilvania, que perteneció al Imperio Austro-húngaro. Sus habitantes, de origen húngaro, son católicos.

Durante su visita a Rumanía, el Papa Francisco beatificará a 7 obispos rumanos, que serán proclamados beatos mártires. Se llamaban: Valeriu Traian Frenţiu, Vasile Aftenie, Ioan Suciu, Tit Liviu Chinezu, Ioan Bălan, Alexandru Rusu y Iuliu Hossu. Fueron asesinados entre 1950 y 1970. Se puede leer su historia en Vatican News.

Desde 1948 los sovieticos comenzaron a perseguir a los cristianos, expropiando sus bienes. El catolicismo, en Rumanía estuvo prohibido hasta 1989. La persecución contra los rumanos cristianos creció durante el régimen de Nicolás Ceaucescu (1967-1989), quien llevó a cabo el Experimento Pitesti, queriendo provocar un "genocidio de las almas".

Con la caída del Muro de Berlín, y el final de la URSS, volvió la libertad religiosa. Desde entonces, hubo algunas disputas entre los ortodoxos y católicos de Rumanía. Mientras la Iglesia ortodoxa recuperó sus bienes, la Iglesia greco-latina sigue reclamando sus posesiones. De 2300 bienes inmobiliarios eclesiásticos confiscados, tan solo han podido recuperar 120. Por otra parte, se desconoce donde fueron enterrados los 7 obispos mártires.

Actualmente, está creciendo el diálogo entre rumanos ortodoxos y cristianos. Uno de los intereses del Papa Francisco, con su visita a Rumanía, es tratar de contribuir a la cercanía de ambas confesionesEl Santo Padre saludó en un vídeo mensaje al pueblo rumano, afirmando que visita el país como “peregrino y hermano”. 

Lo más