Se cumplen 500 años del fallecimiento del Cardenal Cisneros

La Catedral de Toledo acoge desde este miércoles una gran exposición sobre este personaje histórico de gran revelancia

 

La Catedral de Toledo acoge desde este miércoles una gran exposición sobre el cardenal Cisneros, figura de revelancia histórica y humanística. Un total de 350 piezas, muchas de ellas nunca antes expuestas, forman parte de “Cisneros, arquetipo de virtudes. Espejo de prelados”, la exposición que ha proyectado la Catedral Primada para el V centenario de Cisneros y que estará abierta al público hasta el 18 de febrero de 2018.

Francisco Jiménez de Cisneros (1436- 1517) fue cardenal, arzobispo de Toledo y primado de España y tercer inquisidor general de Castilla, perteneciente a la Orden Franciscana. También, además de confesor de Isabel la Católica, gobernó la Corona de Castilla en dos ocasiones por incapacidad de la reina Juana la Loca. Entre 1506 y 1507 presidió el Consejo de Regencia que asumió el gobierno castellano tras la muerte del rey Felipe el Hermoso, en espera de la llegada de Fernando el Católico. Más tarde, entre 1516 y 1517, volvió a asumir el gobierno tras la muerte del Rey Fernando, y en espera de Carlos I, al que nunca conoció. “De haber podido educar a Carlos I, el curso de la Historia de España habría sido otro; pero no fue así”, llegó a decir el cardenal.