Boletín

Sorpresa en el Vaticano tras abrir las dos tumbas en busca de Emanuela Orlandi

El Vaticano ha abierto este jueves dos tumbas con motivo de la investigación abierta apra encontrar los restos de Emanuela Orlandi

Sorpresa en el Vaticano tras abrir las dos tumbas en busca de Emanuela Orlandi

SERENA CREMASCHI INSIDEFOTO

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:30

Este jueves 11 de julio era el día clave en el caso Orlandi. El Vaticano ha abierto dos tumbas de uno de sus cementerios con vistas a encontrar los posibles restos de la joven desaparecida. Y ha saltado la sorpresa: las tumbas están vacías. 

No hay ni rastro de Emanuela Orlandi, pero tampoco de las dos princesas alemanas que se supone estaban enterradas en las tumbas. El Vaticano ya había incluso encontrado a un antropólogo forense para encargarse de la investigación de los huesos que finalmente no han sido hallados.

En los nichos no se han encontrado ni siquiera los ataúdes. Las tumbas se habían construido como homenaje y ahora las familias de estas princesas se encuentran con otro problema, ya que tampoco saben dónde se encuentran los restos de estos antepasados.

Hace 36 años, una adolescente de 15 años, Emanuela Orlandi, hija de un funcionario vaticano, desapareció sin dejar rastro cuando se dirigía a su habitual clase de música en el centro de Roma. Desde aquel día, el 22 de junio de 1983 no se ha vuelto a saber nada de ella. Su familia jamás ha dejado de buscarla.

Audio

 

¿Por qué abrir las tumbas?

El pasado verano la familia Orlandi recibió una carta anónima en la que aparecía la foto de una tumba de este cementerio junto a la frase “busque donde indica el ángel”. Después de algunas investigaciones se descubrió que la tumba fue abierta al menos una vez en los últimos 50 años y que la datación de la estatua del ángel no coincidía con la de la losa. A este hecho se unió la rumorología habitual que acompaña este caso en los medios italianos, sobre que quizás alguien hubiera querido esconder los restos en este cementerio para ocultar las pruebas del delito.

Por este motivo la Secretaría de Estado de la Santa Sede autorizó la apertura de una investigación sobre la desaparición de Emanuela, que ha concluido en la apertura de estas tumbas.