• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Boletín

Un joven se queda ciego de un ojo tras ducharse con las lentillas puestas. Un parásito se introdujo en su ojo

Contrajo un parásito llamado Acanthamoeba, que vive en el suelo y en el agua

Audio

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:39

Era un día mas en la vida de Nick Humphreys, un joven de 29 años, de  Shropshire (Inglaterra), se metió en la ducha sin llegar a imaginar que poco tiempo después se quedaría ciego de un ojo por culpa de un parásito que se introdujo en su ojo derecho mientras se duchaba con las lentillas puestas. Este parásito recibe el nombre de queratitis por Acanthamoeba, una infección causada por una ameba, la Acanthamoeba, que vive en el suelo y en el agua.

Al mes, notó un doloroso rasguño en el ojo que controló con gotas mientras los especialistas le hacían pruebas para detectar la infección. En el mes de Marzo, cuando Nick conducía su coche, de golpe, perdió la vista y no la ha vuelto a recuperar tras varias intervenciones.

El Doctor Jordi Gatell, jefe de departamento de córnea y superficie ocular del Instituto Catalán de la Retina ha hablado para los micrófonos de 'La Tarde'y ha compartido lo importante que es el cuidado de las lentillas: “ Es muy importante, la lentilla puede provocar unos ciertos microtraumatismos en la córnea, que es el cristal que tenemos delante del ojo, entonces, la flora normal, bacteriana que todo el mundo tiene en la piel y en los ojos, puede penetrar dentro y provocar una infección ”.

Además, ha explicado en qué consiste esa bacteria tan común y tan presente por el lugar donde se encuentra: “ Una Acanthamoeba, un tipo de ameba que afecta a la vista, se puede encontrar en aguas que no son del todo limpias y lo que hace es penetrar en estas heridas que provocan las lentillas ”.

El problema de esto, explica que, es el proceso de la lentilla “ hace microtraumatismos con la cornea, a u vez, esto son pequeñas heridas y los micro se pueden meter en estas heridas ”.

Afirma que “ el mayor riesgo de coger estos microtraumatismos es ahora en verano ”.

Para prevenir su aparición, es básico seguir una normas de higiene como lavar y secar las manos antes de manipular las lentillas, aplicar lágrimas artificiales durante su uso, no entrar en contacto con agua, no exceder el horario recomendado y no dormir con ellas. Además, se recomiendan revisiones periódicas.

Lo más