Boletín

Los 21 niños 'vacuna' que salvaron a 250.000 personas de la viruela

Estos niños salvaron a un cuarto de millón de personas de la viruela

Audio

 

Samuel del Río

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:39

Volvemos ahora al año 1803 de la mano de unos niños que len salvaron la vida a nada menos que 250.000 personas. Eran niños 'vacuna'. El 30 de noviembre de 1803 zarpó del puerto de La Coruña el barco María Pita, que fue la mujer que defendió la ciudad del ataque naval de Francis Drake. En ese barco iban los 22 niños y la mamá de uno de ellos: Isabel Zendal Gómez.

Era la madre de uno de los niños: Benito. El único que no era huérfano. Salvo Benito, los otros 21 niños venían de la casa cuna de Santiago de Compostela, de la 'Inclusa' de Madrid y de la misma Coruña. Esta expedición estaba liderada por el doctor militar Francisco Javier Balmis: un experto en vacunación. Y financiada por el Rey Carlos IV.

En los siglos XVIII y principios del XIX la viruela diezmaba ciudades enteras en España. Mataba a decenas de miles de personas y en el mejor de los casos provocaba ceguera y dejaba marcas en la cara para toda la vida. La revolución del doctor Balmis era la inmunización por contagio.

Estos niños al ser pequeños, algunos de solo 3 añitos, viajaron como 'vacunas con patas' hasta México. Quien conoce muy bien los detalles de esta historia es María Solar, autora de “Los niños de la viruela” publicado por Anaya.

María ha explicado que los niños “no eran cobayas”. Se sabía que funcionaba. Buscaron “una manera para llevar la vacuna a América. Allí había pueblos en los que se moría todo el mundo. Quedaban dos personas”. México pertenecía a la Corona Española y establecieron una “cadena de vacunación”. Cada diez días “inoculaban a dos personas y a los 10 días sacaban pus para sacar el anticuerpo y construir la vacuna”. Los niños fueron en 1803 y en 1814 fueron los últimos. Estos 20 niños eran el medio de transporte: eran portadores de forma controlada a modo de vacuna del virus de la viruela. Utilizaban la viruela de la vaca, no la forma humana, para inmunizarlos. Un médico inglés (Jenner) vio que las ordeñadoras de vaca contraían la viruela pero nunca la humana. Si padecías la enfermedad de la vaca (de ahí viene la palabra vacuna). Es la primera vacuna de la historia fue la vacuna de la viruela. Contagiaban a seres humanos con la enfermedad de la vaca para que pasaran esa pequeña enfermedad y luego fueran inmunes a la otra “que sí te mataba”.

Los niños “no solo llevaron una vacuna”. Montaron las Juntas de Vacunación. Llevaban el virus de la vacuna, dejaban lugares funcionando con médicos y personas que aprendían a vacunar y un libro con el método para hacerlo. Fue la primera vez que se practicó la medicina preventiva. Es la única enfermedad del mundo erradicada por una vacuna es la viruela. La próxima “será la polio” y es gracias a estos niños y al doctor Balmis que lo llevó de España a América y lo puso a funcionar.

Dice María Soler que “si fuéramos americanos tendríamos mil películas, mil libros y estaríamos presumiendo de lo que conseguimos porque es algo increíble”.

Lo más