Rafael Ribó se lleva un 'Zas' por afirmar que "en Cataluña no hay ningún problema de orden público"

Julio César Herrero ha criticado al Defensor del Pueblo catalán

Audio

 

Julio César Herrero

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 22:23

Bienvenidos a una nueva edición de ‘Intelectuales de España’, con perdón. Hoy nos centramos en Rafael Ribó, que comenzó su actividad política con 18 años. Tiene 74 y ahí sigue. Esto es constancia y compromiso. Como Defensor del Pueblo catalán, lleva desde el 2004. Bueno, el cargo se denomina Sindic de Greuges. Y la traducción, en español, es Síndico de Agravios. Jamás una denominación fue más certera. Ribó fue quien en las últimas elecciones generales emitió un comunicado después de que la Junta Electoral prohibiera a TV3 utilizar la denominación ‘presos políticos’ para referirse a los hoy condenados. El intelectual explicaba que "presos políticos" era una expresión "reconocida por el derecho internacional y que se podría adecuar a la realidad de los políticos encarcelados".

Pues el que se entretiene con los agravios ha afirmado algo verdaderamente sorprendente sobre la situación de Cataluña. Escuchen.

Audio

 

Y ustedes pensarán: quizá lo que estamos viendo sea todo mentira y él disponga de informaciones reveladoras. Sigan escuchando lo que dijo en Onda Cero.

Audio

 

Vamos a ver, Rafael. No deja de tener su gracia que hagas una afirmación y, tres minutos después, reconozcas que en realidad no tienes aún ningún dato solvente que la demuestre. Pero no importa. Lo realmente inaudito es que, conociendo el número de agentes y manifestantes heridos, tengas el cuajo de manifestar que no hay ningún problema de orden público. Y lo inquietante, es que, después de todo lo que se ha sabido, mantengas que en Cataluña no hay un problema de convivencia. Aunque hay algo que debo reconocer: el cargo de ‘representante de los agravios’ te viene como anillo al dedo.

Así que, por afirmar que en Cataluña no hay ningún problema de orden público ni de convivencia, el Defensor del Pueblo catalán, Rafael Ribó, se lleva un …¡Zas! ¡En toda la boca!

Lo más