Boletín

Fútbol

Las ilusiones de Elady son albinegras

El jienense será mañana un guerrero más desde la grada del Toralín de Ponferrada

Las ilusiones de Elady son albinegras

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:50

Prohibido negociar. Sería esa una buena frase resumen de lo que el máximo artillero del Cartagena piensa. Eso y las ganas, las inmensas ganas que tiene de ascender y seguir en el club portuario. El futbolista que se vino de Polonia y renunció a un excelente contrato para jugar en el Efesé es de esos futbolistas atípicos. A todos, futbolista o no, os gusta gustar y Elady gusta mucho. Son muchos los equipos que este año le han seguido desde las gradas del Cartagonova. Lo saben bien él y su representante José Antonio Martínez.

Sin embargo, no hay negociación ni pago de cláusulas, porque al andaluz y a su gestor les gustan las cosas bien hechas y solo se negociará si su máximo deseo no se puede cumplir. Elady, que no se guía solo por el dinero, quiere seguir en una ciudad en la que está a gusto y en la que ha encontrado una estabilidad emocional. Quiere subir, porque todo jugador quiere conseguirlo, pero no quiere ascender antes de dos semanas. Su prioridad máxima es ascender con el Cartagena y por eso mañana animará a sus compañeros desde la grada del Toralín. Quiere estar en la tercera fase y quiere quitarse el mal sabor de boca de la expulsión del pasado domingo, fruto de la pasión y del esfuerzo tan grande que ha hecho. Prueba de que no hay destino elegido es que se ha vaciado durante estas semanas, hasta que el físico le falló y le traicionaron los nervios. Pudo haberse dosificado y no lo ha hecho. No quiere permitirse que esa jugada marque su final en el Efese, porque quiere meter más goles con la camiseta que tanto le ha dado.

21 goles son una gran publicidad y muchos de los equipos que han mostrado interés por el futbolista llamarán a la puerta si no hay ascenso, pero hasta entonces está totalmente prohibido atender las llamadas de otras entidades por mandato del propio futbolista. No quiere escuchar nada que pueda entorpercer el camino de la remontada. Tiene contrato y una alta claúsula, pero sobre todo tiene ganas de seguir disfrutando como lo ha hecho. Ahora mismo solo piensa en que sus compañeros saquen la mejor versión del Cartagena del año y consigan que el sueño continúe vivo.

Lo más