Orense: Historia, tradición y riqueza termal

Orense: Historia, tradición y riqueza termal

 

COPE ORENSE

Tiempo de lectura: 4' Actualizado 00:10

La ciudad de Orense invita a los visitantes a un viaje por la historia, por la tradición, por la gastronomía y por su riqueza termal. Es la tercera ciudad más grande de Galicia tras Vigo y A Coruña. Tiene una población aproximada de 107.000 habitantes y se encuentra posicionada en la confluencia de los ríos Miño y Barbaña. Por ello, son ocho los puentes que comunican ambas partes de la urbe. En la capital ourensana podemos encontrar uno de los núcleos históricos más importantes de Galicia con vestigios y monumentos de origen romano o medieval.

Su casco histórico es una de sus principales potencialidades turísticas. El corazón del casco histórico es la Plaza Mayor que continúa siendo el principal punto de encuentro de la ciudad. Amplia, luminosa y rodeada por soportales. Tiene forma irregular y la particularidad de ser una de las pocas plazas mayores con el suelo levemente inclinado. La Plaza Mayor acoge la fachada de la Casa Consistorial.

A su lado se encuentra el Museo Arqueológico Provincial que ocupa el edificio que fue Palacio Espiscopal. Es el conjunto monumental civil de estilo románico más completo de los que se conservan en Ourense y fue declarado Monumento Histórico-Artístico en 1.931. Su estructura es un fiel testimonio del desarrollo de la ciudad con elementos romanos, góticos, renacentistas, barrocos y moderno. Su construcción comenzó en el siglo XII y tuvo un protagonismo relevante en la organización urbana medieval. Actualmente se encuentra cerrado pendiente de reformas.

Los otros laterales de la Plaza Mayor son los soportales que forman el Espolón, antiguo paseo de la nobleza hoy reconvertido en una de las zonas de terrazas más animadas del centro de la ciudad. Sobre él, hermosas fachadas de casas nobiliarias de los siglos XVIII y XIX.

Orense en fotos

 

Subiendo unas escalinatas del casco histórico nos encontramos con la Iglesia de Santa María Nai. Se trata de una iglesia medieval situada en el que muy probablemente había sido el emplazamiento de la antigua Catedral de Ourense, de la que solamente restan una columnas y unos capiteles originarios del siglo V y VI.

La principal joya del casco histórico es la Catedral de Ourense, templo románico de extraordinaria belleza y con transición al gótico. Monumental y majestuosa, aún conserva cierto aire de la fortaleza que fue en su pasado, algo que dejan intuir sus torres y almenas de la fachada sur. Fue contruida entre los siglos XII y XIII.

En el interior, merece una especial mención el Pórtico del Paraíso, joya escultórica de incalculable valor elogiada por expertos internacionales. El detalle y colorido de las decenas de figuras de este Pórtico del Paraíso iluminan la Catedral por su impresionante policromía. También en su interior disfrutaremos con la belleza de la Capilla del Santo Cristo, lugar de gran devoción de los ciudadanos y turistas.

Bajando por uno de los laterales de la Plaza Mayor llegamos a otro de los monumentos más importantes de la ciudad: las Burgas. Se trata de manantiales termales de origen romano donde el agua brota directamente desde las profundidades de la tierra, a 68ºC. Es uno de los símbolos de la ciudad y uno de los monumentos más apreciados por los visitantes. Los primeros habitantes de la ciudad vivían en el entorno de las Burgas y son los romanos los que se asientan en el actual Ourense. De hecho, Ourense procede de Auriense, que significa Ciudad de Oro y fue bautizada así por los romanos.

Además de las termas romanas de las Burgas, en la capital ourensana encontramos un sinfín de manantiales termales, muchos de ellos reconvertidos desde hace años en zonas de baño. Se encuentran a orillas del río Miño donde encontramos varias de estas áreas termales. Comienzan en la zona de O Tinteiro, continúan en A Chavasqueira, O Muiño das Veigas hasta finalizar en las pozas de Outariz. En este largo recorrido de varios kilómetros, podemos disfrutar de las pozas públicas pero también de dos balnearios privados: balneario de A Chavasqueira y balneario de Outariz.

Tanto en los balnearios como en las pozas públicas o pequeñas piscinas termales podremos relajarnos y aprovechar los beneficios para la salud derivados de sus propiedades mineromedicinales. En Orense se puede disfrutar de paseos de 17 kilómetros por las orillas del río Miño, que cruzan la ciudad de este a oeste.

En esos paseos peatonales se atraviesan varios puentes relevantes como el Puente Romano, uno de los símbolos de la ciudad construido por los romanos y que comunica el norte y el sur de la ciudad. Muy cerca se encuentra el Puente Nuevo que acaba de cumplir el pasado mes de junio 100 años de existencia; y otro de los puentes más característicos es el Puente del Milenio, construido a principios de este siglo XXI.

La ciudad de Orense tiene amplias zonas verdes y jardines como la Alameda. De orígenes medievales, estos jardines son hoy de los rincones que aún conservan el encanto de finales del siglo XIX y comienzos del XX con magníficas muestras de arquitectura modernista. Su zona superior recibe el nombre de Jardines del Obispo Cesáreo y está centrada por una hermosa fuente llegada del Monasterio de Oseira.

Además de ser declarada capital termal por el Parlamento de Galicia, Orense también es capital de la moda. Tanto el diseño como la confección ocupan un lugar importante en la actividad económica. Diseñadores y modistos como Adolfo Domínguez, Roberto Verino, Purificación García y Carolina Herrera tienen en Ourense sus principales centros de producción, lo que da una idea del peso del sector textil en la ciudad.

Pocos lugares hay en Europa donde convivan juntas tantas denominaciones de origen de productos como en Ourense. Es especialmente evidente en el mundo del vino: cuatro de las cinco denominaciones de origen vitivinícolas de Galicia se encuentran en Orense. Una buena forma de acercarse a la gastronomía ourensana es “ir de vinos”, una de las señas de la ciudad por las calles del casco histórico con más de medio centenar de locales donde disfrutar de productos gallegos a base de pinchos y tapas.

La gastronomía gallega es apreciada por los turistas en el Restaurante Sanmiguel, uno de los clásicos en la ciudad situado en el casco histórico; el Restaurante Coto, que se encuentra en el centro de la capital ourensana; o el Restaurante Outarelo, situado en las afueras de la ciudad y que ofrece una gastronomía más autóctona. Para alojarnos y disfrutar de un entorno inolvidable para el relax, encontramos a quince minutos de la ciudad el Balneario de Laias del Grupo Caldaria, un lugar de descanso y confortabilidad que cuenta con aguas termales. La gastronomía también es de primera calidad en el Balneario de Laias.

Y es que como dice el refrán popular que cantan todos los ourensanos: “Tres cosas hay que Ourense que no hay en España: el Santo Cristo, el Puente Romano, y las Burgas hirviendo agua”

Lo más