• Miércoles, 22 de mayo 2024
  • ABC

COPE

¿Qué consecuencias tienen las agresiones en los campos de fútbol?

El juvenil del Felantix que ha causado lesiones a un padre se enfrenta a una posible condena, como en cualquier agresión, antecedentes penales e indemnización a la víctima

Audio

Redactor de Deportes en COPE Mallorca

Palma

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 09:45

La violencia sigue siendo la triste protagonista en los campos de fútbol de Baleares. En las últimas semanas han sido varios los incidentes graves ocurridos, una violencia recurrente que cada temporada asoma por desgracia entre miles de partidos de fútbol que se disputan en las islas.

Si hace dos fines de semana había una agresión de un jugador del Son Sardina a otro del Consell con un cabezazo, como recogieron las imágenes del partido, y además una árbitra ha tenido que presentar denuncia ante la Policía Nacional por amenazas de muerte a raíz de un confuso episodio (el entrenador del Petra le acusó de discriminación lingüística cuando la colegiada refleja que es por protestar y que le pidió que le hablara en castellano al no entender el mallorquín, ya que lleva tres meses en la isla), el nuevo caso de violencia es la agresión de un juvenil del Felantix a un adulto.

Los hechos ocurrían en el campo de la Penya Arrabal cuando este joven recorrió medio campo para ir a la banda y agredir al padre de un jugador de la Penya. El padre le había recriminado al jugador del Felantix una entrada, algo que también debe evitarse. Pero lo que nadie esperaba era la reacción absolutamente violenta de este joven que agredía con una patada en la cara al adulto, provocándole lesiones de importancia. Esto derivó en una trifulca violenta con otros asistentes al campo y el partido se dio por suspendido. Tras ser requerida la presencia de la Policía Nacional, el joven fue detenido y posteriormente identificado y entregado a los padres al ser menor. Hasta aquí los hechos, pero ¿qué pasa después? porque no se trata tan solo de sanciones deportivas.

En el mundo del fútbol se ha integrado que puede haber incidentes, jugadores, entrenadores, directivos o espectadores pueden tener reacciones violentas y las trifulcas están a la orden del día, pero pocos se paran a pensar en las consecuencias penales. De momento el caso del joven del Felantix ha pasado al a Fiscalía de Menores que ha iniciado un procedimiento. El jugador será llamado a declarar y su familia puede ir preparando la defensa legal, que tendrá que costear, porque se enfrenta a una posible condena. Esta condena supondrá antecedentes penales para esta persona además de asumir la indemnización a la víctima. La familia del chico tendrá que ir preparándose para rascarse el bolsillo.

El Código Penal en el Título III "De las lesiones, artículo 147 indica lo siguiente: "El que, por cualquier medio o procedimiento, causare a otro una lesión que menoscabe su integridad corporal o su salud física o mental, será castigado, como reo del delito de lesiones con la pena de prisión de tres meses a tres años o multa de seis a doce meses, siempre que la lesión requiera objetivamente para su salnidad, además de una primera asistencia facultativa, tratamiento médico o quirúrgico. La simple vigilancia o seguimiento facultativo del curso de la lesión no ser considerará tratamiento médico".

A la posible condena que puede llegar hasta los tres años de prisión y que supone antecedentes penales, hay que añadir la responsabilidad civil por las lesiones en función de las secuelas, daños estéticos, etc y además la familia del menor debe asumir el coste en abogados para la defensa.

Pedagogía en los clubes.-

Todas estas consecuencias penales y molestias de todo tipo derivadas de una agresión son desconocidas por la mayoría de jugadores ya sean de categoría senior o de fútbol base. En no pocas ocasiones el resto de participantes en el fútbol tampoco son conscientes. De hecho, los clubes deberían transmitir mediante charlas estos conocimientos a todos los miembros del club.

Se habla mucho de la formación en valores del deporte, se habla mucho de la lucha contra el machismo o el racismo, todo causas loables para formar personas con valores y una sociedad mejor, pero se habla menos de la formación sobre las consecuencias de los actos violentos.

Desde la Federación Balear o el propio Govern se han hecho infinidad de catálogos, se han escrito infinidad de normas de juego limpio en los campos, pero lo cierto es que la información no parece llegar a muchos protagonistas del fútbol. Estamos hablando de un problema de una sociedad en la que faltan valores que antes se daban por sentados. Posiblemente hubieran en anteriores generaciones hubieran sido los mismos padres los más contundentes, quizá hubieran impedido seguir jugando a su hijo cuando no trabajos domésticos o de otra índole para aprender la lección y formarse. La educación empieza en casa y en ocasiones hoy en día no existe esa contundencia y hasta se justifica al menor que ha cometido un error grave.

El fútbol es un reflejo de la sociedad, no cabe duda, por ello sería importante que la Federación se tomara muy en serio con los clubes la labor pedagógica de informar periódicamente a sus jugadores sobre las consecuencias de los actos violentos. No se trata sólo de sanciones deportivas, sino las más graves, las consecuencias penales. No sólo está la prevención, siendo lo más importante, también está la información sobre las consecuencias de los actos violentos.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo