COPE

Así se ha vivido el ascenso del RCD Mallorca

Mallorca celebra el noveno ascenso a 1ª División. Romería de coches, sonido de claxons y aficionados saltando en la plaza de las Tortugas. La semana próxima recepción institucional

Los mallorquinistas celebran el ascenso en las tortugas

Cope Mallorca

Jordi JiménezPalma

Tiempo de lectura: 5'Actualizado 10:28

Rubén Castro nunca ha jugado en el RCD Mallorca pero a buen seguro que el nombre de este incombustible delantero quedará guardado en la memoria colectiva del mallorquinismo. Dos goles suyos en el Cartagena-Almería más el gol de penalti de De Blasis sellaron el noveno ascenso del RCD Mallorca a Primera División, que se iba a producir antes o después, pero que llegaba anoche con los jugadores del RCD Mallorca siguiendo el partido por televisión en el hotel de Tenerife.
Acababa de llegar el equipo para disputar el encuentro de esta noche (21:30h) frente el Tenerife, les bastaba un punto siempre que el Almería ganara su partido en Cartagena, pero no fue así. El conjunto local, que se jugaba la permanencia, sacó su partido adelante para deleite de los 2000 aficionados del Efesé que pudieron entrar a Cartagonova en el retorno de los aficionados, como bien se pudo escuchar en Tiempo de Juego Mallorca que retransmitió el encuentro.

Los jugadores saltaron nada más concluir el encuentro y mantearon frente al hotel al entrenador Luis García Plaza. Los jugadores salaban como los miles de aficionados del RCD Mallorca en sus casas, excepto aquellos que lo siguieron en alguna terraza como por ejemplo en el mismo Estadio de Son Moix, que vibraron con los goles del Cartagena y se preocuparon con el de Sadiq o el de Robertone de penalti.

Nada más concluir el partido las calles de Palma se inundaron sobre todo de vehículos que hacían sonar la bocina y en especial en el centro de Palma, camino de la plaza Joan Carles I, plaza de las tortugas como la conoce todo el mundo, para celebrar el ascenso. Todo ello a pesar de que la Policía Local había cortado el acceso por Jaume III y había sacado el agua de la fuente, además de vallarla. No se querían grandes aglomeraciones pero tampoco se obligó a los seguidores a dispersarse mientras guardaran un mínimo de prudencia. Todo el mundo llevaba la mascarilla salvo alguna excepción que siempre puede haber en un grupo, no hubo aglomeraciones exageradas ni abrazos. Los aficionados eso sí no paraban de saltar y cantar.

Mallorca vive la fiesta de su noveno ascenso a la Primera División, el ascenso más insólito por producirse por otro partido, con el equipo en un hotel, por la situación de pandemia que no permite celebraciones normales ni grandes aglomeraciones para seguir el encuentro, y también en lo deportivo el más solvente, con récord de puntos, 75 (por ahora) y a falta de tres jornadas para el final de liga. Un RCD Mallorca acostumbrado a ascensos agónicos, partidos finales, promociones etc, lo de un ascenso sin sufrir los más viejos del lugar no lo recuerdan.

Algo que queda demostrado en cada celebración del RCD Mallorca es que hay una nueva generación de mallorquinistas que sienten y viven el Mallorca como hacía muchos años, quizá desde la etapa dorada a finales de los 90 y comienzos de siglo, quizá cansados los jóvenes de oír tantas cosas de aquel Mallorca que jugó finales de Copa, final europea (precisamente hoy se cumplen 22 años de la final de la Recopa) y jugó la Champions. Los jóvenes heredaron un Mallorca en derribo, una ruina moral de sus administradores que malgastaron y sobre todo pervirtieron el club, provocando crisis deportiva y social de enorme calado. Pero la nueva generación, el renacer del mallorquinismo, se produce con el descenso a Segunda División B en 2017.

Ese año el Mallorca toca fondo deportiva y socialmente, se enfrenta a la crisis más importante, el pozo del que a veces cuesta salir, cuando se sale, y que ha engullido a multitud de históricos. Pero se hace una apuesta fuerte de la propiedad recién llegada, los estadounidenses Robert Sarver, Andy Kohlberg y Steve Nash. Había que subir cuanto antes. Maheta Molango y Javier Recio, tan denostados en aquel momento por el fracaso deportivo, abordan la reconstrucción del equipo, borrón y cuenta nueva, llega Vicente Moreno y la generación de jugadores que va a llevar al Mallorca de Segunda B a Primera, de los que quedan siete en la actual plantilla: Reina, Raíllo, Sastre, Gámez, Lago Junior, Salva Sevilla y Abdón.
Ese año de Segunda B, de los partidos matinales de domingo, de recibir al Olot, Peña Deportiva, Llagostera, etc en Son Moix se produce un efecto rebote en el aspecto social. Se intensifica el sentimiento de pertenencia, es como cuando tienes a un familiar descarriado pero le ves pasando apuros y vas en su ayuda. Apoyándose en esa gente joven que también renueva la masa social el RCD Mallorca renace socialmente desde la Segunda B y ahí está su gran patrimonio. Han estado en Segunda B,en Segunda A y en Primera División.

En las últimas cuatro temporadas el Mallorca habrá descendido dos veces y ascendido otras tres. Asciende a Segunda A en la 17-18, a Primera en la 18-19, desciende a Segunda en la 19-20 con parón covid por medio y ascenso a Primera en la 20-21. Todo el mundo tiene claro que si no se refuerza la actual plantilla se puede repetir la historia de la pasada temporada, cuesta mucho conseguir la Primera pero es muy fácil perderla, este equipo ascensor debe volver a asentarse en Primera y para ello necesitará nuevas aportaciones de calidad para la plantilla.

Diez meses después de perder la categoría en Son Moix ante el Granada, de las lágrimas de Valjent, de Dani Rodríguez en cuclillas con la mirada perdida en el césped, imágenes guardadas por muchos de aquel 17 de Julio pasado, el RCD Mallorca vuelve a estar en Primera División.

El equipo ha basado el éxito en la continuidad y fortaleza de ese bloque, muchos de los jugadores de este éxito forman parte de la gestión anterior y del trabajo del entrenador, Luis García Plaza, incorporado por la nueva dirección deportiva de Pablo Ortells. Un técnico que lo ha pasado mal en los últimos días por razones familiares como contaba en El Partidazo de Cope


  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

El castellonense ha incorporado a jugadores como Amath, Álvaro Giménez, Oliván, Cufré, Mboula, Murilo...y acaba de renovar a algunos de los puntales de esa columna vertebral anterior, como Valjent, Salva Sevilla o Abdón.

Hoy Palma ondea sus banderas y éstas lucen en el Ayuntamiento de Palma como ha mostrado el alcalde de Palma José Hila

Las reacciones desde anoche no han parado, exjugadores del club no han parado de felicitar al Mallorca, como Aduriz, residente además en la isla.


El vicepresidente de la Asociación de Veteranos, Juanjo Dobla, ha sido gráfico

Los mallorquinistas ansían ver la imagen del propietario Robert Sarver descamisado como hizo cuando los Suns se clasificaron para los Play offs de la NBA. El propio Director de Comunicación Albert Salas lo recordaba.

La propia franquizia, Phoenix Suns, felicitaba al Mallorca en mallorquín.

No ha faltado la felicitación del mítico Íker Casillas


Un clásico seguidor rojillo es el jugador del Real Madrid Rudy Fernández, nunca falta su felicitación, así como el campeón del mundo de Moto GP Joan Mir.


Otro club que puede vivir algo parecido en unos días es la UD Ibiza que felicitaba al Mallorca



Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 3

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Reproducir
Directo Tiempo de Juego

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Italia-Suiza

Escuchar
Directo El Cascabel

El Cascabel

Con Antonio Jiménez y Susana Ollero

Ver TRECE