• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

20 años de cárcel para Javier Gabarri por secuestrar y violar a una mujer durante 19 días en Ourense

La condena para sus padres y hermanos, conocidos como el clan de los Madriles, es de dos años y medio por haber sido cómplices de la detención ilegal

Javier Gabarri

Javier Gabarri en un momento del juicio en la Audiencia Provincial de Ourense

Amelia GonzálezOURENSE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19:18

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Ourense ha condenado a veinte años de cárcel a Javier Gabarri, por secuestrar durante 19 días a una joven a la que agredió sexualmente, golpeó y sometió, con violencia e intimidación, a un trato degradante con  continuas humillaciones y vejaciones.

Los hechos, juzgados el pasado día 16 de octubre, tuvieron lugar en enero de 2018, cuando Javier Gabarri retuvo a la víctima y la violó durante 19 días, tiempo durante el que propinó golpes y, según recoge la sentencia “la obligó a beber alcohol, a consumir sustancias estupefacientes, a ingerir sus propios vómitos, a cortarse el pelo y a bañarse con una manguera de agua fría”. 

El sospechoso, además, no permitió que la joven comiera "en diversos días" porque decía que "estaba gruesa". Gabarri ha sido condenado como autor de delitos de detención ilegal, agresión sexual continuada y contra la integridad moral.

Los magistrados también han impuesto una condena de dos años y medio de cárcel al padre y a la madre del acusado, así como a sus tres hermanos, como cómplices de un delito de detención ilegal porque ayudaron a retener a la víctima en la vivienda familiar.

Recoge la sentencia que "el agresor, con la complicidad de sus padres y hermanos, atentó contra la libertad, dignidad e indemnidad sexual de la víctima, a la que privó ilícitamente de su libertad durante 19 días”, además, señala que “la hizo objeto, de manera violenta, de reiteradas agresiones sexuales y de plurales actos vejatorios”. Según la Audiencia Provincial, con esa privación de libertad "pretendía saciar su deseo sexual, obtener dinero de la cuenta bancaria de la joven a través de los cajeros a los que la conducían y forzarla a acompañarlos a pedir limosnas y a robar en casas”.

Según el tribunal, "el testimonio de la víctima  es claro, reiterado, concluyente y digno de crédito” y, además, está “corroborado por las pruebas documentales, periciales y testificales practicadas”.

La sentencia para Javier Gabarri también recoje la prohibición de comunicarse y aproximarse a la afectada durante 23 años y a abonarle una indemnización de 8.855 euros por los perjuicios personales y las secuelas y de 12.000 euros por el daño moral que le causó.

Lo más