COPE

En primera persona

Vecinos de la avenida de Barcelona (Santiago):"Las jeringuillas están donde juegan los niños, no las ocultan"

Preocupación en el entorno del Hospital Clínico de Santiago por el consumo de estupefacientes a plena luz del día. Reclaman al concello que tome medidas contra el "punto de venta"

Audio

Redacción Cope SantiagoSantiago

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 19:40

"Ven, que yo te digo donde vieron mi marido y mi hijo a dos chicos pinchándose", me dice una vecina de la Avenida de Barcelona. Y me lleva: a un rincón junto a la entrada de su portal. Señala el muro donde se aprecia todavía un rastro de sangre: "ahí estaba la jeringuilla, llamamos para que la vinieran a recoger, pero aún quedaron restos". No es ningún lugar recóndito: es la zona ajardinada junto a la que los vecinos pasean con sus mascotas y juegan los niños. Como el hijo de Alicia, a la que me encuentro en el parque infantil. Me cuenta que lleva "unos diez años viviendo en la Avenida de Barcelona": el de ahora es su segundo domicilio en el barrio y en todo este tiempo nos asegura que el problema de la drogadicción "poco ha cambiado". Como muchos de sus vecinos, ha visto el ir y venir de gente hacia "el punto conocido de venta de droga", dice señalando hacia el bloque de viviendas tras el Hospital Clínico: "luego, consumen a lo largo de la avenida". El incremento de presencia policial hizo posible, en algún momento, que la situación estuviese más tranquila, pero al poco tiempo, de nuevo vuelven a aparecer restos que delatan el horror de la droga.

Audio


"O le ponen solución desde el ayuntamiento o alguien que tenga autoridad, o nosotros no podemos hacer nada", insiste Alicia. Las fotos de las jeringuillas que aparecieron en las últimas semanas en la Avenida y en la Plaza Pascual Veiga corrieron como la pólvora en los grupos de whatsapp de los vecinos: "nos avisamos, sobre todo pensando en las personas que tienen niños pequeños", me cuenta una clienta en la peluquería del barrio. Precisamente este detalle, que la información se difunda con tanta rapidez gracias a las nuevas tecnologías, lleva a pensar a otra residente que la situación "no es especialmente alarmate: pasa en cualquier parte de Santiago", asegura. "Pero en cuanto aparece algo, pasan el mensaje a ciento y pico personas... en el momento en que hay una chispa, se convierte en un incendio", añade. "¿Tú has pasado por la Plaza de Cervantes?", me pregunta otro vecino que comparte esa misma opinión.


Soportal avenida Barcelona


No son del mismo parecer los que me cuentan que "ya no son solo las jeringuillas, es un problema de seguridad", porque si bien los toxicómanos no se han enfrentado a ningún vecino directamente, sobre todo durante el confinamiento intentaban acceder a los edificios y a los garajes, probablemente con la intención de inyectarse: "durante el confinamineto aparecieron jeringuillas dentro de algún portal", recuerda Alicia. Se han retirado bancos en algunos soportales, para evitar el "efecto llamada". En algunos edificios tienen pendiente la instalación de más cámaras de seguridad por "miedo: es que te puedes encontrar a alguien dentro de tu garaje consumiendo... y no sabes en qué estado puede encontrarse". Lo más inmediato ha sido poner carteles para que nadie abra la puerta a desconocidos "porque te aparecían en la puerta de casa a las diez de la noche" (los toxicómanos) y también "avisar al colegio que hay al comienzo de la calle", porque muchas veces, "los niños se quedan jugando por aquí al salir" de clase.

En el parque infantil estamos con miedo, no sabemos qué puede aparecer

En algún restaurante de las inmediaciones del Hospital Clínico saben bien lo que es que "llegue gente desesperada, pidiendo o queriendo ir al baño...alguno se pone un poco más nervioso al ver que no consigue lo que pide, pero se acaban yendo", me dice la propietaria. "No sé de qué manera habría que tomar medidas para acabar con ellos (con los que venden la droga) porque hay quien me dice que el problema lleva veinte años en el barrio", añade, antes de señalar, de nuevo, a la trasera del Clínico.

Con la misma suma de pena y resignación me contesta la peluquera: "son chicos jóvenes, vienen a pedir dinero y cuando les dices que no, se marchan. "Las reyertas las tienen entre ellos", me dice otra vecina que recuerda que recientemente acudió la policía por una pelea a plena luz del día entre varias personas.

No está confirmada la relación entre la presencia de toxicómanos en el barrio y otros incidentes que se han registrado en establecimientos comerciales y garajes en los últimos meses, pero el caso es que la única hamburguesería que hay en la Plaza Pascual Veiga fue asaltada en dos ocasiones entre diciembre y febrero. Ahora permanece cerrada. También aseguran los vecinos que ha habido desperfectos en "muchos vehículos".

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Esperan que el alcalde atienda la petición de la asociación del barrio, para que conozca de primera mano su preocupación.

TODAVÍA EN TRÁMITE UNA RECLAMACIÓN PENDIENTE DESDE HACE CASI DOS AÑOS

En la mente de muchos residentes en esta zona está todavía el caso de un pequeño de dos años que se pinchó con una jeringuilla en una zona deportiva cerca del Hospital Clínico. Sucedió en la primavera de 2019 y según ha podido confirmar Cope Santiago, el recurso administrativo que presentó la familia del niño todavía no se ha resuelto. Afortunadamente, el niño no llegó a contraer la Hepatitis C a pesar de que la aguja con la que se pinchó estaba contaminada.



Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Reproducir
Directo La Tarde

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Escuchar
Directo Deportes COPE

Deportes COPE

Con José Luis Corrochano

Escuchar