• Miércoles, 24 de julio 2024
  • ABC

COPE

Lo que tiras a la basura puede inculparte en un delito: "Antes o después..."

¿Qué pasa si cae en malas manos información con tus datos que has tirado a la basura? Cartas, recibos o cajas con nuestro nombre y dirección nos pueden comprometer

Audio

Santiago

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 13:08

La historia es real y no un guion de una película: una vecina de Santiago tiró a la basura una caja de cartón donde, al parecer, no se había percatado, de que aparecía su nombre y dirección. La típica caja en la que te llegan los paquetes que pides a domicilio: unos zapatos, un secador, cualquier objeto que pides a través del comercio electrónico…

Esa caja acabó en el contenedor con una etiqueta en la que aparecía su nombre completo y dirección en Compostela. A las pocas horas la Policía Local llamó a su puerta: en esa caja alguien había tirado al contendor unos gatitos y esto es un delito contra los animales. Así que los agentes se personaron en su vivienda y le hicieron varias preguntas. Es verdad que, en su casa no había rastro de animales y sus vecinos pudieron ratificar lo que esta ciudadana decía: no tenía gatos y tampoco parecía sospechosa de haber cometido ella ese delito. Así que aquí quedó esto.Pero… ¿Y si no hubiese sido así? Si realmente no tuviese vecinos que la apoyasen o si tuviera gatos en su domicilio, tendría un problema porque, de entrada, se abriría un proceso judicial en el que tendría que aclararse su participación en ese delito.

Y con esta anécdota nos queda claro una realidad de la que no siempre somos conscientes: lo que tiramos a la basura con información nuestra puede comprometernos.

La abogada Ana Camiño nos explica el recorrido legal que este caso podría haber tenido: “Se estaba autoinculpando de un delito de abandono de animales, que puede llegar hasta los seis meses de multa”. El delito de abandono de animales conlleva una inhabilitación para ejercer una profesión o tener un comercio relacionado con animales: “Si esta persona fuese veterinaria o tuviese una tienda relacionada con mascotas, tendría un problema”. La propia perjudicada tendría que recurrir a un abogado para hacer frente al expediente y la instrucción judicial que arrancaría.

Esto nos perjudica, “que nuestros datos anden por el mundo sin control. Nuestros datos se pueden usar para cuestiones graves como apertura fraudulenta de cuentas bancarias, o de préstamos online… esos datos son usados por los delincuentes para meternos en problemas gordos”.

CÓMO EVITAR QUE NUESTRA BASURA CAIGA EN MALAS MANOS

Todo lo que tiremos a la basura y con información sensible, debemos destruirlo: “Romper etiquetas en pequeños trozos, distribuirlos entre contenedores… parecen precauciones excesivas, pero nunca se sabe quién podría usarlos, quizás no para hacernos mal a nosotros directamente, pero sí para obtener un beneficio ilícito que después se nos va a reclamar a nosotros”.

Y es que Camiño recuerda que la lista de posibles quebraderos de cabeza es larga: suplantación de identidad, préstamos ultrarrápidos que tienen pocas medidas de seguridad en su contratación, contratación de una línea telefónica para hacerse con un terminal nuevo… antes o después todo eso “nos va a venir de vuelta sin comerlo ni beberlo”.

TIRAR LAS CARTAS DE UN INQUILINO ANTERIOR PUEDE SER DELITO

Ana Camiño también recuerda que tenemos que ser muy cautos cuando tiramos a la basura información sensible de otros: “Por ejemplo, nos llega una carta a nuestro buzón de un inquilino anterior de esa vivienda. Nosotros no podemos tirarla a la basura y ya está. Debemos devolverlas en el buzón de Correos del edificio o ir a la oficina que se encarga del reparto en nuestra zona”.

Esto que parece una tontería puede traer problemas. Y, ¿alguna vez ha pensado qué ocurriría si se comete un crimen con algo que hemos tirado nosotros? Por ejemplo, los cuchillos de la cocina que llevan nuestro ADN. En esos casos, no todo se debe tirar a la basura, hay que depositarlo en un punto limpio donde tengamos constancia de que se va a custodiar y que quede acreditado que nosotros nos hemos deshecho de esos objetos. Pero, la abogada Camiño insiste: “La policía tirará del hilo, siempre y, por muy inocente que seas, no digas nada hasta hablar con un abogado. Para salir de ese trámite lo antes posible, los abogados de la defensa somos fundamentales en las intervenciones, para aclarar estos entuertos que no se dan a menudo, pero que cuando se dan, a la persona afectada le puede crear mucha presión emocional”.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro.

Reproducir
Directo La Tarde

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro.

Escuchar