La rebaja del bus en A Coruña deja el servicio en una “incerteza plena”, según Tranvías

“Si no sabemos si van a cumplir las partes, no sabemos tampoco qué medidas podemos tomar”, advierte el director de la compañía

Acusa al gobierno local de romper unilateralmente el convenio de transporte público 

Buses en la Compañía de Tranvías

Noela Bao

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 15:04

La Compañía de Tranvías acusa al gobierno coruñés de incumplir el convenio del transporte público y dejar el servicio en una incertidumbre total al bajar el precio del billete del bus de forma unilateral. La concesionaria ha roto su silencio una semana después de la entrada en vigor de la medida, cuya factura pasará a Tranvías.

La rebaja sigue denunciada en los tribunales y un juzgado de lo contencioso- administrativo decidirá ahora quién tiene la razón. José Ignacio Prada es el director de la compañía de Tranvías:

Ignacio Prada: "el Ayuntamiento pretende encubrir un incumplimiento flagrante del convenio en vigor"

Si el Ayuntamiento pierde la demanda, Tranvías pedirá que se le devuelva el dinero puesto a mayores por la rebaja de diez céntimos y las nuevas tarifas gratuitas que se les ha obligado a asumir, y no descartan reclamar una compensación por “daños”.

El servicio, en el aire

La bajada del precio del bus impide mejoras en la flota o pone en compromiso la plantilla de la compañía de Tranvías, según la empresa. Nada está garantizado en la concesionaria tras la ruptura unilateral de las reglas del juego por parte del Ayuntamiento. Más allá de que se baje o no el precio del bus, a Prada le preocupa especialmente la situación de inseguridad jurídica en la que queda la concesión. Y es que nadie les garantiza que lo que ahora se mantiene en vigor será válido mañana:

Unas tarifas “no abusivas” respecto a otras ciudades

Prada señala que el coste del billete, 1.30 euros, en A Coruña es inferior a la media de las ciudades de tamaño similar, pese a ser una de las redes con más viajeros, más 21 millones de personas al año, y menos aportación pública, unos 8 millones de euros.

Además, considera "injusto" que para calcular el “beneficio razonable” de Tranvías, el Ayuntamiento solo haya tenido en cuenta los beneficios de los dos últimos años. Asegura que el servicio no empezó a ser rentable hasta la década de los 2000, tras su inicio en 1986.

Reconoce que antes de la implantación de esta medida la Compañía de Tranvías había pedido a la Xunta subir la tarifa nueve céntimos, hasta 1,39 € . Sería para compensar la congelación de la tarifa en los últimos cinco años.

En el aire está también la finalización de la concesión. Según Tranvías, termina en 2039. El Ayuntamiento entiende que ya está caducada. Ahora mismo, esta cuestión se decidirá en la justicia europea.

Lo más