COPE

Aragonès buscará apoyo en los comunes para reclamar el referéndum a Sánchez

En primera instancia, ha detallado Aragonès, citará a los partidos que apoyaron su investidura como grupo impulsor de un "Pacto nacional por la amnistía y la autodeterminación

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe al presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, en Moncloa

MADRID, 29/06/2021.- El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ofrece una rueda de prensa en el Centre Cultural-Llibreria Blanquerna de Madrid tras el encuentro que ha mantenido este martes con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Palacio de la Moncloa. EFE/ZipiZipi

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 03:42

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha avisado este miércoles que no renunciará a un referéndum de independencia para Cataluña, aunque el PSOE se niegue a aceptarlo, y ha anunciado que próximamente citará a los partidos soberanistas, entre los que cuenta a los comunes, para que le apoyen en su demanda.

Después de que los dos presidentes se reunieran ayer durante más de dos horas y media en la Moncloa sin llegar a ningún acuerdo, hoy han hecho aún más evidentes sus discrepancias sobre cómo hay que resolver el conflicto catalán.

El primero en fijar su postura ha sido Sánchez, que en el Congreso ha cerrado la puerta a que el PSOE avale una votación sobre la independencia de Cataluña. "No habrá referéndum de autodeterminación salvo que quienes lo defienden consigan convencer a las tres quintas partes de esta Cámara para que se modifique el artículo 2 de la Constitución y los españoles ratifiquen ese cambio mediante referéndum. Ya les digo -ha añadido- que el PSOE nunca jamás lo aceptará".

Tras esa afirmación, Aragonès ha replicado en declaraciones a La Sexta que su gobierno "persistirá" hasta conseguir el mencionado referéndum. En este sentido, ha invitado a Sánchez a "tener una mentalidad abierta" y a explorar otras vías para facilitar la convocatoria del referéndum sin implicar a las Cortes Generales; por ejemplo, transfiriendo a la Generalitat las competencias en esta materia, tal y como ya se planteó en 2014.

Pese a estas diferencias, Aragonès se ha mostrado convencido de que la mesa de diálogo con el Gobierno, que ayer se acordó que se reúna la tercera semana de septiembre, justo después de la Diada, puede servir para acercar posiciones.

Antes de la cita, el presidente catalán ha anunciado en Catalunya Ràdio que buscará la complicidad de partidos y entidades soberanistas para fijar una postura "de país" alrededor de las demandas de un referéndum de autodeterminación y una ley de amnistía que absuelva a todos los encausados por el procés.

En primera instancia, ha detallado Aragonès, citará a los partidos que apoyaron su investidura -ERC, JxCat y CUP- como grupo impulsor de un "Pacto nacional por la amnistía y la autodeterminación", y en una segunda fase buscará cómo sumar a entidades y partidos soberanistas, como los comunes, que también forman parte del Gobierno a través de Unidas Podemos.

Precisamente, la líder de En Comú Podem en el Parlament, Jéssica Albiach, ha pedido al president que antes de que se reanuden los trabajos de la mesa de diálogo convoque la mesa de partidos para escuchar la opinión de todos los partidos catalanes.

En la misma línea se ha manifestado el líder del PSC en el Parlament, Salvador Illa, que ha advertido a Aragonès que el diálogo "nacerá cojo" si la mesa con el Estado no se complementa con otra dentro de Cataluña.

Los socialistas, que fueron quienes promovieron la mesa de partidos en la anterior legislatura, presentarán en el próximo pleno una iniciativa para que sea el Parlament quién reclame al Govern que active el diálogo entre catalanes.

Aún sobre relaciones con el Estado, Aragonès ha apuntado que "a día de hoy" no tiene previsto participar en la próxima conferencia de presidentes autonómicos porque quiere priorizar la negociación bilateral.

Y todo esto mientras sigue la polémica por los 5,4 millones de euros de fianza que el Tribunal de Cuentas exige a ex altos cargos de la Generalitat por, presuntamente, haber usado dinero público para promocionar el referéndum del 1-O en el extranjero.

Uno de los afectados, el exconseller Andreu Mas-Colell, a quien se piden 2,8 millones, ha instado al Govern a desvincular esta causa de la reivindicación de la amnistía y a buscar un acuerdo "rápido y táctico" con el Estado para "neutralizar" el impacto que la liquidación de estos depósitos puede tener en la vida de las personas investigadas.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo