Los nueve últimos habitantes de Quintanilla de Riofrenso quieren restaurar el retablo de su iglesia

Han lanzado una campaña de micromecenazgo con el apoyo de Hispania Nostra para recaudar 30.000 euros y así devolver el esplendor a la obra del año 1575

Retablo de Quintanilla de Riofresno

Retablo de Quintanilla de Riofresno. ICAL

Raúl González y Agencias

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 16:43

Los nueve últimos habitantes de Quintanilla de Riofresno (Burgos) han emprendido una campaña para recaudar los 30.000 euros que cuesta acometer la restauración del retablo de la iglesia parroquial de San Román, una "seña de identidad para todo el pueblo" que corresponde al año 1575.

Por los micrófonos de COPE Burgos ha pasado Roberto Castro, el alcalde de este pequeño pueblo burgalés y quien se ha alzado como principal impulsor de esta iniciativa restauradora. Nos ha contado que su primera acción fue hablar con los vecinos y convencerles de que hicieran una donación. “Les vendimos las idea de que con 150 euros que nos dieran, hacienda les devolvía el 75 por ciento”, cuenta Castro.  De esta manera consiguieron recaudar la nada desdeñable cantidad de 15.000 euros con las aportaciones de vecinos, familiares, amigos y conocidos, así como con la venta de lotería o sorteo de un belén. Escucha la entrevista completa en Mediodía COPE Burgos (minuto 3:30):

Ahora, y gracias a la colaboración de Hispania Nostra, organización en defensa del patrimonio, se ha creado una campaña de crowdfunding a través de Internet, por la cual todo aquel interesado puede participar para llegar a los 30.000 euros en los que está valorada la restauración de esta "joya" renacentista de 1575, obra del arquitecto y escultor Juan de Esparza y cuyo estado de conservación es irregular. No en vano han pasado 444 años de su creación. Esta campaña, que se inició el pasado 29 de enero, ya ha logrado el apoyo de más de 130 participantes, con el que se han superado los 20.000 euros y se espera que este número crezca antes del fin de campaña, el próximo 10 de marzo. De momento, cerca de un centenar de mecenas ya ha puesto su granito de arena.

Desde el punto de vista estructural no hay desajustes importantes, pero en lo referente a otros aspectos como el estado del soporte, la capa de preparación, la policromía y la capa de protección sí aparecen zonas con importantes deterioros o pérdidas, y todo ello debido a que la obra ha estado expuesta a múltiples agentes de deterioro.

Los principales daños son consecuencia del natural envejecimiento de los materiales, la acumulación de suciedad y polvo, que han dado origen a una degradación progresiva y que deben minimizarse antes de que los daños sufridos sean de mayor magnitud.

A menos de un mes para que finalice el plazo de la campaña en la que colabora Hispania Nostra, el empeño de la gente de Quintanilla de Riofresno está alcanzando un eco mediático más que importante. Una iniciativa digna de elogio por parte de unos vecinos que quieren preservar el patrimonio de su tierra.

Lo más