COPE

El Cardenal Osoro recuerda a don Antonio Algora como "el gran defensor de los trabajadores"

La Catedral de La Almudena ha acogido esta tarde una misa funeral por el obispo emérito de Ciudad Real

Vídeo

Cope Ciudad Real / Elena JIménez

Religión DigitalCope Ciudad Real / Elena JIménez

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 23:43

La Catedral de La Almudena de Madrid ha acogido esta tarde una misa funeral en memora del obispo emérito de Ciudad Real, Don Antonio Algora, fallecido por coronavirus el pasado 15 de octubre en el Hospital de La Paz.

La eucaristía, presidida por el Arzobispo de Madrid, el Cardenal Carlos Osoro, ha contado con la participación del cardenal emérito de Sevilla, Carlos Amigo; de los cuatro obispos auxiliares de Madrid, así como de los sobrinos de Don Antonio.

UN AMIGO, UN MAESTRO

Según pubica Religión Digital, el Cardena Osoro "sintió mucho la muerte de Antonio Algora, un amigo, un maestro", como ha confesado en privado, y quiso organizar una misa en memoria de “don Antonio”, como siempre le llamaba, "y dar gracias por la ayuda que le brindó, especialmente en estos duros últimos meses".

“Su muerte nos pescó de una manera improvisada” ha asegurado Osoro, recordando que cuando recibió la extrema unción, cuando estaban rezando el padre nuestro antes de dormirle, y pronunció las palabras "Perdona nuestras deudas..." se le caían las lágrimas, porque "sabía que el Señor lo cuidaba, que con él nada le faltaba, que a través de su vida le había conducido en todos los trabajos que realizó”.

UN PASTOR Y UN AMIGO DE LOS HOMBRES

Monseñor Osoro destacaba de Algora que fue "un pastor, un pastor de verdad, que acompañó en todas sus circunstancias a su pueblo”.

“En estos meses en los que vino a vivir a Madrid, que nos hemos visto con más frecuencia, descubrías que era un hombre que te confrontaba con Dios. Lo vivía desde lo más profundo de la superficie de su vida”.

“No sólo un pastor y un hombre de Dios, sino un amigo de los hombres, con una especial sensibilidad, de los trabajadores”, recalcó. “Era el gran defensor, y el gran relator, de la dignidad del trabajador y de la necesidad de luchar por esa dignidad del mundo del trabajo. Nunca lo olvidó”.

De hecho, estando ya jubilado, “le había encargado que cuidase a las hermandades del trabajo, para ver cómo podíamos sacar adelante, en este momento, ese mundo. Lo había aceptado con cariño, porque miraba de un modo especial este mundo”.

“Fue un pastor para todos los hombres, un hombre de Dios, un amigo del trabajo y de los trabajadores. Buscó el bien de los hombres, especialmente de este mundo del trabajo para entregarles la dignidad de todo hijo de Dios”, concluía el Cardenal Osoro su homilía.

ENTERRADO EN CIUDAD REAL

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

El pasado sábado 17 de octubre se celebraba misa exequial por don Antonio Algora en la Basílica Catedral de Ciudad Real, donde también eran enterrados sus restos mortales.

La misa exequial fue presidida por el actual Obispo de Ciudad Real, Monseñor Gerardo Melgar, quien recordó a Algora como "un obispo cercano, afable y sencillo en el trato y las formas", que "en su vida y sus escritos tuvo siempre muy presente la doctrina social de la iglesia: su lucha por la dignificación del trabajo y la lucha por justicia social, que fueron las constantes más significativas de su doctrina pastoral".

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo La Noche

La Noche

Con Beatriz Pérez Otín

Escuchar