• Jueves, 18 de julio 2024
  • ABC

COPE

El tejón de la miel y la gallina: dos maneras de encarar las consecuencias del terrorismo de ETA

La directora de la Fundación Miguel Ángel Blanco, Cristina Cuesta, y el periodista Santiago Ruiz de Azúa, comparten con alumnos del colegio La Salle sus experiencias

Audio

Santander

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 08:10

El tejón de la miel, dicen los expertos en bilogía animal y así lo recogió el libro Guinness de los Récords, es el animal más valiente y tenaz sobre la faz de la tierra. La gallina, por el contrario, es uno de los animales más cobardes y huidizos que nos podemos encontrar.

Haciendo un paralelismo con el comportamiento humano ante un peligro real, como lo fue la banda terrorista ETA, la historia de Cristina Cuesta podría estar representada por el primero y la de Santiago Ruiz de Azúa, por la segunda.

Este lunes, sus dos historias serán escuchadas por los alumnos de 4º de la ESO del Colegio La Salle de Santander. Por tercer año consecutivo este centro docente ha organizado un encuentro de víctimas de ETA con sus alumnos, con el objetivo de hacer llegar a los jóvenes las dramáticas consecuencias de lo que fue el terrorismo en España.

Cristina Cuesta durante una charla con alumnos de la universidad San Pablo CEU

Cristina Cuesta durante una charla con alumnos de la universidad San Pablo CEU


Un encuentro necesario, más si se tiene en cuenta que la gran mayoría de jóvenes, de la edad de los que participan en estos encuentros, no saben que es ETA.

EL TEJÓN DE LA MIEL

Cristina Cuesta, nacida en San Sebastián, perdió a su padre en 1982. Los Comandos Autónomos Anticapitalistas, uno de los muchos brazos de ETA, lo asesinaron el 26 de marzo de aquel año. Enrique Cuesta, delegado entonces de Telefónica, fue tiroteado junto a su escolta, Antonio Gómez.

Cristina tenía 20 años y en el momento del atentado se encontraba en casa con su madre. Una llamada de teléfono interrumpió su charla para decirle: “baja rápido que le ha pasado algo a tu padre”. Lo siguiente que recuerda es un charco de sangre en medio de la calle.

Cristina tuvo que dejar los estudios de periodismo que cursaba para cuidar de su madre, de su hermana de 14 años y ponerse a trabajar. Poco después volvió a la universidad para estudiar Filosofía con ilustres como Fernando Savater. Pasaban los años y Cristina sentía la necesidad de hacer algo, de levantar la voz por las víctimas.

Esa necesidad silenciosa se convirtió en grito cuando el 8 de mayo de 1986 salió con otras 21 personas a protestar tras el asesinato de un policía nacional en San Sebastián. Ese grito de “basta ya” se fue extendiendo por otras ciudades y cuajó meses después en la Asociación Gesto por la Paz, una de las más activas frente a ETA.

Su tesón, su valentía frente al terrorismo, su defensa de las víctimas le han hecho merecedora de numerosos reconocimientos. Parte de sus esfuerzos, ahora como directora de la Fundación Miguel Ángel Blanco, se centran en que la voz de las víctimas no se apague y su memoria siga viva.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Audio


LA GALLINA

Santiago Ruiz de Azúa era delegado de la cadena COPE en San Sebastián cuando recibió la primera de las cartas anónimas en la que se le invitaba a marcharse fuera del País Vasco. Era el año 1995. Tras esa, llegó una segunda, pero el temor apareció cuando la tercera la recibió en el domicilio de su madre, donde vivía. Y con esa llegó el miedo y la huida. La COPE, a petición propia, lo envío lejos, a Vigo, a 600 kilómetros de los suyos y del miedo. "A nadie le gusta reconocer que es un gallina, pero cuando ves que otros, en peor situación que tú se quedaron, no hay más remedio que reconocerlo", dice echando la vista atrás.

Santiago Ruiz de Azúa con Silvia Gómez Ríos, víctima de ETA, durante un encuentro en La Salle

Santiago Ruiz de Azúa con Silvia Gómez Ríos, víctima de ETA, durante un encuentro en La Salle


Viviendo en Vigo, participó en la creación de la asociación Vigo por la Paz que salió por primera vez a la calle tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco en julio de 1997. En 2002 y tras pasar por la emisora en La Coruña, regresó a San Sebastián como director.

“De cinco llamadas que respondías, tres eran para insultarnos”, recuerda. El lanzamiento de objetos y globos con pintura roja, contra las instalaciones de la emisora, eran el pan nuestro de cada día.” Siempre he tenido la sensación de haber fallado a la sociedad por haberme marchado”.

Desde 2018 da voz a las víctimas en entrevistas publicadas y emitidas en COPE e Ivoox, trabajos por los que recibió el premio de periodismo Fernando Delgado de la Fundación Víctimas del Terrorismo en 2021.

Vídeo

Entrega del premio de periodismo Fernando Delgado en 2021


LA SALLE Y LAS VÍCTIMAS

El colegio La Salle en Santander lleva varios años acercando el testimonio y las consecuencias que sufrieron las víctimas del terrorismo de ETA a sus alumnos de 4º de la ESO.

En noviembre de 2021 organizó por primera vez una visita al Centro Memorial Víctimas del Terrorismo en Vitoria, visita que se ha repetido en años posteriores y que forma ya parte de las actividades escolares del centro.

En 2022 dio un paso más y llevó por primera vez en Cantabria el testimonio de una víctima de ETA a las aulas, actividad que se repitió también en 2023 con la presencia de Silvia Gómez Ríos, la santanderina a cuyos padres asesinó ETA en el atendado cometido en La Albericia en 1992.

Audio






Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las Calles

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar