COPE

Un poderoso Andrés Calamaro hace viajar a un lugar que ya no existe en La Axerquía

Su concierto dentro del Festival de la Guitarra encandila a sus fieles y le descubre en plena forma con la excelente guitarra de Kanevsky

Vídeo

Toni Cruz González
@tonicruzgon

Redacción COPE Córdoba

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:14

Andrés Calamaro escribió en 2008: “Hay dos clases de conciertos: el mejor de la vida y los demás, que no nos dejan del todo conformes. Los otros”. Cuando se lo recordamos el otro día en COPE Córdoba nos prometió que haría todo lo posible -como le dijo Belmonte a Valle Inclán- para que fuera uno de los primeros. Y lo logró este sábado en La Axerquía ante un público absolutamente entregado que le dio el aguante como si fuera el del Estadio Libertadores de América de Independiente con Bochini o podría ser -que no siempre era profeta en su tierra- el Coso de Los Tejares con Manolete.

El Salmón fue de menos a más, apoyándose en la soberbia guitarra de Julián Kanesvky (para eso el Festival de ahora es el de las guitarras). Empezó con “Bohemio” y fue recorriendo sus mayores éxitos de toda su prolífica carrera –“Cuando no estás”, “Verdades afiladas”, “Crímenes Perfectos”, “Me arde”, “Media Verónica” (precedida de un guiño a The Beatles y su “All you need is love”), “Rehenes” y “Los aviones”-.

Cuando llegaron sus dos temas más futboleros -que interpretó de manera consecutiva como en el primer y segundo tiempo de un partido- el éxtasis se adueñó del auditorio. “Maradona” -la canción número diez como manda la liturgia- estuvo acompañada del “Espérame en el cielo” como guiño al amigo caído.

Tras el “Estadio Azteca” siguieron “Tuyo siempre”, “Hong Kong” (precedida de otra de Beatles como “Nowhere man”), “Mi enfermedad”, “A los ojos”, “Canal 69” y “El Salmón”.

Para el final dejó sus tres misiles garganta-corazón. “Flaca”, “Alta Suciedad” y “Paloma”, tras la que incluso se apreciaron algunas lágrimas en ojos cuarentones y nostálgicos.

Su público no dejaba marchar al argentino y, así, regresó para tres extras: El “Sin documentos” de “Los Rodríguez”, “Los chicos” y “Música ligera”.

Elvis está vivo. Calamaro está coleando. Todo fueron excelentes noticias en La Axerquía. Y el trovador, tras despojarse de sus gafas de sol, se marcó un José Tomás con un capote como ya hiciera en Madrid. “Hace tiempo que creo estar maldito por una serie de ruidos insostenibles que me siguen y me persiguen”, escribió en 2009. Bendito maldito que nos devuelve a tiempos más libres, más inexactos, más puros, más inciertos, más auténticos. Anoche viajamos a un lugar que ya no existe gracias a Calamaro. ¿No es acaso el más pleno sentido de la música?


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro.

Reproducir
Directo La Tarde

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro.

Escuchar