• Domingo, 26 de mayo 2024
  • ABC

COPE

Opinión: Alto riesgo

El encuentro entre más de 1.600 malaguistas y un cordobesismo reenganchado a la ilusión ha provocado que el choque del domingo vaya a estar muy vigilado, pero nada malo debe pasar

ctv-xek-koki
Toni Cruz González
@tonicruzgon

Redacción COPE Córdoba

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 21:42

La subdelegación de gobierno cree que antes del Córdoba-Málaga del domingo los aficionados de uno y otro equipo pueden zurrarse. No les culpo. Fourier decía que las atracciones son proporcionales a los destinos y está claro que las masas esconden mejor a los cobardes. Y nadie es más miserable que quien se abroga el derecho a representar un escudo a base de hostiar a inocentes.

Pero no creo que pase nada. Mi tío abuelo, menos conocido que Fourier pero también muy sabio, decía que dos no se pelean si uno no quiere. Y aquí no quieren ni los unos ni los otros.

Córdoba y Málaga están condenadas a entenderse porque son complementarias. Una mira hacia dentro y otra hacia fuera. Una es la sobriedad y la otra el desenfreno. Una apuesta por el pasado y la otra por el futuro. En una pisas jaras y en la otra, algas. Muchos cordobeses vamos a la Costa del Sol a completarnos de la pura vida que se nos niega en nuestra tierra por la idiosincrasia de nuestros paisanos.

En el fútbol, además, ambas hinchadas tienen una herida que les duele cuando se la tocan. En ambas ciudades sus aficionados luchan contracorriente contra el sambenito que tienen colgado desde otras latitudes. Que muchos malagueños y cordobeses dividan su pasión entre el equipo que les corresponde y uno de los que siempre ganan hace que quienes únicamente se quedan con uno defiendan su condición con especial vehemencia. En Málaga sólo el Málaga. En Córdoba sólo el Córdoba. He leído ambos dichos en La Rosaleda y en El Arcángel.

Muchos abonados de signo blanquiverde han contribuido – por mera amistad o por interés económico- a que la presencia de malaguistas sea mayor de la presupuestada. Muchos otros, incluso, han facilitado el desplazamiento aconsejando lugares para almorzar o para dormir. O cuáles pueden ser las cruces en las que más cómodo beber.

Si uno navega en las siempre procelosas aguas de internet, claro, puede encontrar quienes desean sembrar cizaña por desconocimiento o simple estupidez, pero la inmensa mayoría de comentarios que se leen apelan a la concordia, recuerdan los lazos comunes o, en todo caso, hacen una reivindicación territorial de nuestra colonia Fuengirola (es inútil que protesten, ya hace tiempo es de titularidad cordobesa).

No creo en los hermanamientos en el fútbol porque son contrarios a la propia esencia de la competición. Ganar es matar figuradamente al rival y ni quiero parecer Caín ni Abel. El domingo disfrutaría mucho si el Córdoba gana al Málaga como confío en que lo celebren nuestros rivales si conquistan nuestro campo.

Pero cada uno de los miles de buenos ratos que he pasado en mi hogar junto al mar me apetecen desearle la misma fortuna deportiva al Málaga que al Córdoba. Bueno, siendo honestos, menos suerte que la que le deseo al club al que me aboné en 1999.

En todo caso, y atendiendo a lo que dice la Subdelegación, ya le he dicho a mis amigos Lobo y Yiyo que metan en la maleta unos guantes de boxeo por si el sábado por la noche tras la cena nos apetece zurrarnos un poco. Hay que estar prevenidos.


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Fin de Semana

Con Cristina López Schlichting

Reproducir
Directo Fin de Semana

Fin de Semana

Con Cristina López Schlichting

Escuchar