Boletín

Waterpolo femenino | Europeo

España tumba a la campeona de Europa en su debut

España empezó el Europeo de waterpolo con un convincente victoria (9-13) ante Hungría.

WATERPOLO

La portera de la selección española Laura Ester, durante el partido de la primera jornada del Campeonato de Europa de Waterpolo.  EFE

EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 15 jul 2018

España empezó el Europeo de waterpolo con un convincente victoria (9-13) ante Hungría, la actual campeona de la competición, en un partido el que Bea Ortiz y Maica García -diez tantos entre las dos- brillaron en ataque.

Hungría solo fue por delante en el marcador con el 1-0 anotado por Dorottya Szilagyi. Bea Ortiz y García le daban rápidamente la vuelta al partido y, a partir de ahí, las subcampeonas del mundo marcaron el ritmo del choque.

España aceleró tras la reanudación. Paul Leiteon tomaba el relevo de Maica García en la posición de boya y las 'guerreras' de Oca recuperaban la renta de dos tantos (4-6).

El gol de Dora Csabai (5-6) fue el último intento magiar de meterse en el partido. García, con dos goles más, dejaba la máxima ventaja al final del tercer cuarto (5-8). Y Bea Ortiz y Clara Espar, el partido prácticamente sentenciado a falta de 6:30 para el final (5-10). El resto del encuentro fue un intercambio de tantos hasta el 9-13 final.
 



Italia, Grecia, Rusia y Holanda, cuatro de las selecciones favoritas para pelear por las medallas en el Campeonato de Europa de waterpolo que se disputa en Barcelona, debutaron con triunfos plácidos en la primera jornada de la fase de grupos del cuadro femenino.

La selección rusa, en el mismo grupo que España y Hungría, que se verán las caras en el último partido de este sábado, superó con facilidad a Turquía (35-4), una de las cenicientas del campeonato.

Más igualado estuvo el segundo partido del Grupo B, en el que Alemania derrotó por la mínima a Serbia (8-9). En el Grupo A tampoco se produjeron sorpresas. En el primer encuentro de la jornada, la selección holandesa pasó por encima de Croacia (21-1), un resultado similar al que cosechó Italia ante Israel (2-21), mientras que Grecia no falló ante Francia (5-12).

Lo más