Premier League

El Liverpool sigue ganando; el City goleó 8-0 al Watford

Los 'reds' ganaron 1-2 al Chelsea. El City arrolló al Watford con un 8-0. Tottenham y Manchester United cayeron ante Leicester y West Ham.

EFE

Tiempo de lectura: 6'Actualizado 22 sep 2019

El Arsenal cortó este domingo su mala racha de resultados en la Premier League con una agónica victoria ante el Aston Villa (3-2) que le permite volver a ganar más de un mes después.

Del pasado 17 de agosto databa el último triunfo 'Gunner', que entre tanto sí había conseguido ganar en Liga Europa al Eintracht de Fráncfort. Una derrota y dos empates era el balance de los de Unai Emery, que este domingo lograron salir del laberinto no sin antes complicarse la vida varias veces.

Lo hicieron después de una primera parte para olvidar. A los 20 minutos John McGinn adelantó a los 'Villanos' y, antes del descanso, Ainsley Maitland-Niles ya se había expulsado por doble amarilla, alejando cualquier atisbo de remontada.

Desde el punto de penalti lo consiguió empatar el Arsenal. Bjorn Engels, central del Villa derribó a Matteo Guendouzi y Nicolás Pepé anotó su primer gol como 'Gunner'.

Pero la alegría apenas duró uno segundos, ya que Wesley, poderoso delantero de los 'Villanos' hizo el 1-2, dejando solo media hora al Arsenal para la machada.

Callum Chambers, casi al final, logró el empate para el Arsenal y Pierre-Emerick Aubameyang, con el brazalete de capitán, marcó el tercero para la locura del Emirates.

El triunfo aúpa al Arsenal a la cuarta posición de la tabla, con once puntos, a siete del liderato del Liverpool, mientras que el Aston Villa es decimoctavo, con cuatro unidades.



Empezó Stamford Bridge sacando una pancarta en homenaje a Eden Hazard y acabaron los aficionados 'Blue' acordándose de los viejos tiempos de la estrella belga al ser sometidos por la maquinaria perfecta, que también sabe sufrir, del Liverpool de Jürgen Klopp.

1-2 en Londres y los 'Reds' ya tienen cinco puntos de ventaja ante el Manchester City. Lo han conseguido después de una demostración más del gran equipo que son y de la capacidad que tiene Klopp para encajar las piezas y sacar a un futuro campeón de la Premier League, pese al sufrimiento de los últimos minutos de partido ante un Chelsea que pudo merecer más.

Y eso que los 'Blues' llegaban tocados. Hace escasos días retornaban a la Liga de Campeones con una sonada derrota en este mismo césped, ante un rival que está a años luz del Liverpool como es el Valencia.



El Manchester United sigue dejando sensaciones agridulces en la Premier League y cayó este domingo por 2-0 en el Estadio Olímpico de Londres ante el West Ham United.

Los hombres de Ole Gunnar Solskjaer recibieron el varapalo de un gol de Andriy Yarmolenko justo antes del descanso y se quedaron sin soluciones para desatascar el encuentro en Londres.

Sin Paul Pogba ni Anthony Martial, ambos lesionados, Solskjaer volvió a confiar en Juan Mata en la media punta, el joven Daniel James en un extremo y Nemanja Matic y Scott McTominay como pivotes.

No le sirvió al United para crear peligro a los 'Hammers', que dominaron y atascaron a los visitantes antes de encontrarse con el gol justo antes del descanso.

En el minuto 44, una gran combinación iniciada por el capitán Mark Noble terminó con un remate de Yarmolenko con la pierna izquierda y David de Gea no pudo hacer nada para evitar el tanto.

En la segunda parte, las malas noticias continuaron para los 'Diablos Rojos'. Marcus Rashford se lesionó, dejando sin delanteros a Solskjaer, que tuvo que poner a Jesse Lingard en punta. Además, Mata erró la gran oportunidad del United, al no poder embocar una pelota en el segundo palo prácticamente a puerta vacía.

Solo De Gea mantuvo a los suyos en el partido, sobre todo con una gran parada abajo a Felipe Anderson, pero no pudo evitar un golazo de falta a siete minutos para el final de Aaron Cresswell.

El United, que no conocía la derrota desde el pasado 24 de agosto, baja hasta la octava posición de la tabla, con ocho puntos, mientras que el West Ham de Manuel Pellegrini es cuarto, con once unidades.



En el otro partido disputado este domingo, el Wolverhampton Wanderers sigue sin ganar esta temporada y sumó un empate a última hora ante el Crystal Palace. Un gol de Leo Dendoncker en propia puerta desniveló el encuentro a favor del Palace, pero bien entrado el tiempo añadido, Diogo Jota lo empató, pese a que el Wolves contaba con un jugador menos por la expulsión de Romain Saiss.

Este resultado no sirve de mucho al Wolves, que sigue penúltimo en la tabla, con cuatro puntos, pero al menos corta la racha de tres derrotas que acumulaba. 



El Manchester City vapuleó este sábado al Watford de Quique Sánchez Flores, al que endosó un 8-0 firmando la mayor goleada de su historia en la Liga inglesa, para acechar el liderato del Liverpool que visita al Chelsea en la jornada dominical.

El recital de fútbol de los jugadores de Pep Guardiola provocó que a los 18 minutos ya ganase 5-0 a un rival que nunca tuvo respuesta. Antes de cumplirse el minuto 2 David Silva ya adelantaba a su equipo rematando a placer en el área chica un buen centro de Kevin De Bruyne.

Kun Agüero de penalti, Mahrez de falta, Bernardo Silva de cabeza y Otamendi en acción de estrategia ponían goles al vendaval del City ante la locura de la afición que acudió al Etihad Stadium. Aunque rebajó el ritmo, los goles no dejaron de llegar en una segunda parte en la que se produjo el debut en la 'Premier' del español Eric García. Bernardo Silva completó su triplete remachando a placer dos acciones y De Bruyne puso el broche con un gran derechazo.

El Manchester City superó la mejor de sus goleadas en la Liga inglesa, un 7-0 endosado al Norwich en la temporada 2013-14. Precisamente ante el Watford firmó la mayor como visitante, un 0-6 con Guardiola en la 2017-18. Con la goleada se sitúa a dos puntos de un Liverpool que pone en juego en la sexta jornada en su visita al Chelsea el domingo, su pleno de triunfos.



Mientras, el Burnley se reencontró con el triunfo poniendo fin a su mala racha al vencer 2-0 al Norwich City, en un partido que decidió el delantero Chris Wood con un doblete en 14 minutos. Sus dos goles apareciendo al remate en el primer palo, un testarazo tras saque de esquina de Westwood y un zurdazo arriba inapelable tras centro de McNeil. La jornada del sábado se cerró con un duelo de la zona baja sin goles entre el Newcastle, que enlaza tres jornadas sin vencer y Brighton. 



El Everton recibió su segunda derrota consecutiva, cediendo en su estadio ante el Sheffield United y se queda a un punto de caer a puestos de descenso. Yerry Mina se metió en su propia portería un saque de esquina y a once del final, con espacios, marcó al contragolpe Lys Mousset. 



Un gol de James Daniel Maddison, a cinco minutos de la conclusión, culminó la remontada casera del Leicester sobre el Tottenham (2-1), castigando a un equipo del argentino Mauricio Pochettino que no supo 'matar' el partido a tiempo y que ya suma su segunda derrota en seis jornadas ligueras.

Y eso que el Tottenham inicio de forma prometedora gozando pronto de una buena ocasión para perforar la meta local por medio de Heung-Min Son (m.3). El Leicester, no obstante, plantaba cara y curiosamente fue el primero en introducir el balón en la meta rival; pero el tanto fue anulado tras la revisión del VAR. A punto de cumplirse la media hora de juego, una brillante acción de Harry Kane puso el 0-1 en el marcador. El delantero exhibió en el tanto todo su amplio repertorio de tesón, lucha, saber estar y remate para anotar, a trompicones, cayéndose y cruzando el balón con el pie derecho mientras se iba al césped. El Leicester intentó reaccionar y Ricardo Pereira rozó la igualada (m.33), pero la mejor ocasión antes del descanso volvió a estar en los pies de Kane, cuyo disparo flojo y centrado facilitó la parada de Kasper Schmeichel (m.41).

Tras el descanso salió un Leicester con ambición y pudo encontrar su premio por medio de su goleador Jamie Vardy, pero su acción individual fue bien resuelta por Paulo Gazzaniga (m.57). El Tottenham vio el peligro del empate y adelantó líneas. Gozó de unos buenos minutos, donde pudo ampliar su ventaja, y le fue anulado un gol a Serge Aurier (m.65), primero concedido y, luego, anulado por el VAR por un fuera de juego previo de un compañero.

El partido parecía en manos del equipo de Pochettino, pero una serie de rebotes en área visitante propició que Ricardo Pereira pusiese el 1-1 (m.69) y empezará a temblar el Tottenham. El Leicester ya creía en el triunfo, y lo materializó con un excelente disparo cruzado, desde fuera del área, de Maddison, cuando el reloj marcaba el minuto 85 (2-1). Poco pudo hacer ya el Tottenham para, al menos, empatar, pues el Leicester supo dormir los minutos finales y llevarse tres puntos que le ponen momentáneamente en la segunda plaza, a cuatro puntos del Liverpool, que este domingo visita al Chelsea. El Tottenham queda a siete puntos del equipo de Jurgen Klopp. 



El Bournemouth superó al Southampton por 1-3 con goles del holandés Nathan Aké, de Harry Wilson y de Callum Wilson, y ocupa, a falta del resto de la jornada en la Premier League, la tercera posición por detrás del Liverpool y del Manchester City.

La sexta jornada de la liga inglesa comenzó con una victoria de los hombres dirigidos por el técnico Eddie Howe, que han comenzado el curso alejado de las posiciones intrascendentes en las que terminó el año pasado.

Con tres victorias, un empate y dos derrotas, ha alcanzado los diez puntos, una buena cosecha para el objetivo de la salvación. En esta ocasión, su víctima, el Southampton, sucumbió por la gran primera parte de su rival.

Lo más