En Tiempo de Juego

Así narraron Manolo Lama y Rubén Martín la tercera Europa League del Atlético de Madrid

El Atlético de Madrid celebra el 0-2 (EFE)

El Atlético de Madrid celebra el 0-2 (EFE)

cope.es

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 17 may 2018

Así jugó el Atlético de Madrid la final de la Liga Europa contra el Olympique de Marsella en Lyon:

Oblak (6): No le exigió ninguna parada de mérito el Marsella en todo el partido. Ni al inicio ni en el desarrollo ni en el final. Una noche plácida para el guardameta esloveno, tan seguro como siempre en cada balón aéreo y tan colocado como siempre en cada intento de su adversario. Su único susto, ya con 2-0 en el marcador, fue un testarazo de Mitroglou contra el poste.

Vrsaljko (5): Elegido para el lateral derecho para la final de este miércoles, una tarjeta amarilla en el minuto 23 condicionó su participación en el partido, reducida hasta el descanso, cuando fue reemplazado por Juanfran. Hasta entonces jugó con altibajos y sin la profundidad ofensiva que figura entre sus mejores virtudes.

Giménez (8): Recuperado de unas leves molestias musculares, el central uruguayo se estrenó como titular en una final europea. Su rendimiento no admitió dudas. Fiable, contundente, atento al cruce cuando hubo algún despiste de Vrsaljko en el primer tiempo y con la segunda parte sin apenas exigencia por un oponente inofensivo.

Godín (8): Desde su jerarquía, su capacidad para leer el momento oportuno para anticiparse o entrar a su adversario y su experiencia, incluso cuando peor lo pasó el Atlético en los primeros 15 minutos, fue un líder defensivo para su equipo, como siempre. Incluso, a punto estuvo de marcar el 0-3, pero su cabezazo salió desviado.

Lucas Hernández (8): Simeone apostó por él para el lateral izquierdo, aunque Filipe Luis ya esté recuperado. Era una de las zonas de más riesgo por el futbolista del Marsella que había enfrente, Florian Thauvin, al que Lucas anuló de principio a fin.

Correa (6): La banda derecha titular fue para el futbolista argentino, que se movió con soltura, pero penalizado por alguna mala elección con la pelota, sobre todo en el comienzo del encuentro.

Gabi (9): El capitán del Atlético fue determinante en la final, porque sostuvo primero a su equipo ante el ímpetu del Marsella, porque fue el más listo para recuperar el balón que originó el 0-1 de Griezmann, al que asistió en el desmarque, y porque, además, anotó el 0-3 en los instantes finales para culminar la victoria.

Saúl (7): Aquel reto con 17 años, nada más debutar con el Atlético, de ser protagonista en una final de la Liga Europa ya es un hecho seis años después. Desde el once, durante todo el partido y como campeón. Le faltó serenidad al principio, durante el primer cuarto de hora, pero luego controló el centro del campo.

Koke (8): En su sexto título con el Atlético de Madrid, a él le correspondieron dos asistencias en la goleada frente al Marsella, la primera en el 0-2 de Antoine Griezmann; la segunda en el 0-3 de Gabi Fernández. Un partido de notable alto desde la banda izquierda.

Griezmann (9): Mientras su nombre suena con insistencia como un posible refuerzo del Barcelona y el Atlético hace todo lo posible para su continuidad, el atacante francés ofreció el enésimo ejemplo de su condición de determinante para su equipo, con los dos goles que decidieron la final de la Liga Europa en 48 minutos, los dos con las definiciones de un jugador sensacional con su futuro en el aire.

Diego Costa (6): Activo como siempre, intenso y campeón en su reaparición en una final con el Atlético. Apenas tuvo ocasiones y en una de ellas, en la búsqueda del gol que tanto quería, no vio el desmarque de Griezmann.

-----------------------------------

Juanfran (6): Suplente de inicio, relegado al banquillo por Vrsaljko, entró para todo el segundo tiempo para cubrir la banda derecha, una vez que su compañero ya había visto una tarjeta amarilla. No tuvo apenas dificultades en toda la segunda parte.

Thomas (s.c): Entró al campo para los últimos minutos en lugar de Correa.

Fernando Torres (s.c): En el último minuto, a cuatro días de su despedida del club, entró al campo en lugar de Griezmann. Ya tiene el título que tanto anhelaba con el equipo de su vida. 

Lo más