• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Boletín

Así narramos los goles en Tiempo de Juego:

Fútbol | Champions

El Real Madrid pierde en Moscú y lleva tres partidos seguidos sin marcar

Perdió 1-0 ante el CSKA con gol de Vlasic después de un error de Kroos. El Madrid, que dio tres balones al palo, es tercero tras el Roma 5 - Plzen 0.

Audio

 

cope.es

Tiempo de lectura: 5'Actualizado 08 jul 2019

El Real Madrid cayó ante el CSKA Moscú (1-0) con un gol encajado en el primer minuto de juego, derrota que pone en un aprieto al técnico blanco, Julen Lopetegui, que afronta su primera crisis desde que asumiera el cargo.

El campeón de Europa sumó hoy su tercer partido consecutivo sin ver puerta, pero es que además volvió a dejarse sorprender al comienzo del partido. Como ocurriera en este mismo escenario, el estadio Luzhnikí, con España en los octavos de final del Mundial, el equipo madridista no pudo romper la muralla rusa, defendida por el mismo portero, Ígor Akinféev. La segunda unidad decepcionó. Ceballos no se encontró cómodo en ningún momento del partido. Asensio no asumió galones. Y la delantera echó mucho de menos a Bale. 

Fue un ejercicio de impotencia que llevó a muchos a acordarse de Cristiano Ronaldo y a pedir a gritos la entrada de Mariano por Benzemá. Pese a las ausencias de Ramos, Marcelo, Isco y Bale, Lopetegui no varío su sistema y salió de inicio con su clásico 4-3-3. Para ello, dejó en el banquillo a Modric e introdujo a Lucas Vázquez en sustitución de Bale. Pese a las sospechas del técnico madridista, el CSKA salió con cuatro defensas y un esquema muy ofensivo, que acabó sorprendiendo a los actuales campeones de Europa

No había pasado ni siquiera un minuto cuando un fallo garrafal de Kroos propició el primer gol del encuentro. El alemán quiso devolver de primeras a la defensa, pero acabó entregando el balón al croata Vlasic, que encaró a Varane, lo superó y su disparo raso con la zurda superó a Navas (min.1). El Luzhnikí, que presentaba una entrada similar a la de la final de la Copa Mundial entre Francia y Croacia, se convirtió a partir de entonces en una olla a presión para el equipo blanco.

En el primer cuarto de hora los futbolistas madridistas no dieron una a derechas, mientras los rusos no dejaban de entrar como puñales por las bandas. La primera jugada de peligro del Real Madrid fue pasados los veinte minutos en una buena internada de Lucas por la derecha que acabó con un disparo desviado de Reguilón, al que se le vio muy atrevido en su debut. Ahí pareció despertar el Madrid. Y así en una jugada colectiva, Casimiro llegó a las proximidades del área y se sacó de la chistera un disparo raso que fue escupido por el poste derecho de la portería defendida por Akinféev.

Los pupilos de Lopetegui, que no dejó de desgañitarse en la banda, adelantaron líneas y encerraron al equipo del Ejército ruso, pero les faltó acierto una vez más. Benzema, que alargó un partido más su alarmante sequía goleadora, lo intentó primero desde fuera del área y después de cabeza, pero su remate golpeó la cruceta, mientras Lucas puso a prueba a un seguro Akinféev.

En la segunda parte Asensio, que estuvo desaparecido en combate los primeros 45 minutos, pareció despertar con dos disparos marca de la casa desde fuera del área. No obstante, el Madrid había perdido empuje, por lo que Lopetegui perdió la paciencia y dio entrada a Modric y a Mariano, que marcó un golazo en la primera jornada ante la Roma y que hoy volvió a demostrar que merece más minutos.

Los cambios apenas dieron frutos, ya que el Madrid no acababa de encontrar huecos en la tupida defensa rusa, mientras cada vez dejaba la retaguardia más desguarnecida ante los peligrosos contraataques locales. De hecho, Keylor Navas tuvo que intervenir a falta de un cuarto de hora para evitar el segundo gol. Cuando no era la defensa, era Akinféev, el héroe de los octavos ante España el que entraba en acción, como cuando despejó con las yemas de los dedos un disparo con rosca de Ceballos.

La suerte tampoco se alió con el campeón, ya que al borde del descuento Mariano se elevó por encima de la defensa rusa para rematar de cabeza, pero el poste evitó de nuevo el gol del empate. Antes del pitido final Varane tuvo en su cabeza el empate, pero remató incomprensiblemente fuera, tras lo que el árbitro echó de roja directa a Akinféev.

El Real Madrid, que no perdía en tierras rusas desde los Galácticos, no pudo romper el mal fario del Luzhnikí, donde el equipo blanco nunca ha podido ganar.

FICHA DEL PARTIDO:

1 - CSKA Moscú: Akinféev; Nababkin, Chernov, Becao, Mario Fernandes; Bijol, Akhmétov; Oblyakov (, min.90), Dzagóev (Yefrémov, min.65), Vlasic; y Chálov (Sigurdsson, min.78).

0 - Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal (Odriozola, min.42), Varane, Nacho, Reguilón; Casemiro (Modric, min.58), Kroos, Ceballos; Lucas Vázquez (Mariano, min.58), Marco Asensio y Benzema.

Goles: 1-0, min.1: Vlasic.

Árbitro: Ovidiu Hategan (ROM). Amonestó a Bijol y expulsó a Akinféev de roja directa.

Incidencias: partido correspondiente a la segunda jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones (Grupo G) disputado en el estadio Luzhnikí ante unos 70.000 espectadores (dos tercios del aforo).



El bosnio Edin Dzeko firmó un triplete este martes en el triunfo por 5-0 del Roma en el Estadio Olímpico contra el Viktoria Plzen, lo que permitió a los italianos sumar su primera victoria en el grupo G de la Liga de Campeones.

Tres grandes dianas de Dzeko, sumadas a los goles del turco Cengiz Under y del holandés Justin Kluivert lanzaron a un Roma que alcanzó al Real Madrid en la segunda plaza del grupo G con 3 puntos, tras la derrota de los blancos contra el CSKA Moscú, nuevo líder con 4. Tras el duro estreno europeo, con derrota 0-3 en el estadio Santiago Bernabéu contra el Real Madrid, el Roma recibía al Viktoria con la obligación de imponerse y no defraudó las expectativas al imponer su superioridad técnica desde el comienzo.

La derrota de Madrid coincidió con uno de los momentos más bajos del Roma en este comienzo de temporada, pero los "giallorossi" lograron levantarse y llegaban al cruce de este martes tras dos victorias consecutivas, contra el Frosinone y, sobre todo, el Lazio en el derbi. El equipo del técnico Eusebio Di Francesco saltó al campo con agresividad y aprovechó su primera ocasión para adelantarse gracias a Dzeko, que fulminó al portero rival con un zurdazo raso al suelo que ponía cuesta abajo el compromiso (m.3).

El Viktoria, más preparado a nivel ofensivo que en defensa, creó unas buenas situaciones en la zona de la portería romana, pero no logró aprovecharlas y terminó pagando los muchos espacios concedidos al contragolpe del Roma. Tras un zurdazo desde los 25 metros del turco Cengiz Under que hizo temblar el larguero (m.29), los romanos consiguieron la doble ventaja de nuevo por medio de Dzeko, que anotó un golazo con un trallazo desde corta distancia tras un gran control en el área de penalti (m.39).

El bosnio, que solo había marcado en la primera jornada de la Serie A (Primera División) en esta temporada, rompió su sequía con una prestación sobresaliente, hecha de fuerza física y técnica de altísimo nivel. El segundo gol dejó tocado a un Viktoria que, tras salvarse gracias a una providencial parada del meta eslovaco Matus Kozacik ante Alessandro Florenzi (m.45), capituló en la reanudación al recibir el 3-0 del joven Under (m.64).

El medio italiano Lorenzo Pellegrini dio un gran pase al hueco y el extremo turco definió con la pierna zurda para agrandar la ventaja de un Roma que incrementó aún más el margen en el 75 por medio de Kluivert, hijo del exdelantero del Barcelona, Patrick Kluivert. Fue una diana importante para el joven extremo, fichado este verano procedente del Ajax, que se convirtió en el jugador más joven de la historia del Roma capaz de marcar en la Liga de Campeones, a los 19 años y 10 días.

En el último minuto, con el encuentro ya sentenciado, Dzeko culminó su gran noche con el cabezazo que supuso el 5-0 definitivo y su triplete personal. Fue un duro revés para el Viktoria, cuyo debut en esta Liga de Campeones había sido aún más amargo: estuvo por delante de dos goles contra el CSKA Moscú, pero fue remontado con gol decisivo en el último segundo.

.

FICHA DEL PARTIDO:

5. Roma: Olsen; Florenzi, Fazio, Jesus, Kolarov (Luca Pellegrini, m.75); Nzonzi, Cristante, Pellegrini (Zaniolo, m.75); Kluivert, Under (Schick, m.75), Dzeko.

0. Viktoria Plzen: Kozacik; Reznik, Hejda, Hubnik, Limbersik; Prochazka, Hrosovski; Zeman (Ekpai, m.71), Horava (Kolar, m.65), Kovarik; Krmencik (Reznicek, m.78).

Goles: 1-0, m.3: Dzeko; 2-0, m.40: Dzeko; 3-0, m.64: Under; 4-0, m.74: Kluivert; 5-0, m.93: Dzeko.

Árbitro: Pawel Raczkowski (POL). Mostró cartulina amarilla al local Schick (m.88) y al visitante Hejda (m.51).

Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada del grupo G de la Liga de Campeones disputado en el Estadio Olímpico de Roma ante cerca de 50.000 espectadores. 

Lo más