Isaac Peral: donde Agrela se hace barrio - Pateando A Coruña

Isaac Peral: donde Agrela se hace barrio

Calle Isaac Peral. Comienza en la Avenida de Finisterre y termina en la calle José María Rivera Corral. 46 números. 600 metros. 15008. 

El personaje que da nombre a esta calle fue un científico y militar de finales del siglo XIX, injustamente tratado. Isaac Peral y Caballero, teniente de navío cartaginés, era, ante todo, un inventor de primera. Fue quien diseñó el primer submarino militar de la historia. El submarino Peral, llegó a botarse con éxito, pero no consiguió el apoyo necesario en las autoridades. Al menos, queda su nombre para bautizar a una calle con dos ambientes: polígono industrial en los números pares, y con algo de vivienda, uso escolar y zona de paseo en los impares. Isaac Peral marca la transición entre Agrela y barrios como Ventorrillo o Vioño .Y, de hecho, el peregrinaje desde las zonas aledañas a este parque marca buena parte de su actividad, al menos en los días soleados.

  

 

Parque de Vioño 

Vecinos de la Sagrada Familia y Os Mallos utilizan este pulmón verde diariamente como zona de recreo para los niños, traer al perro o circuito de salud cardiovascular. Y es que es frecuente que los mayores tomen como referencia las vueltas a la zona verde para completar el ejercicio diario. Más zonas de sombra o ampliar el parque infantil son algunas peticiones para este parque inaugurado en  2006 y para el que, en general, no hay queja.  Su apertura acompañó a una importante transformación urbanística de lo que era a principios del año 2000 una zona rural degradada y dotó a los densos barrios del entorno de una necesaria zona de respiro.

Tráfico y coches

Isaac Peral es también zona de tráfico intenso en algunos momentos. Especialmente, en el cruce con la calle Pasteur, que acaba de estrenar una rotonda para regular mejor la circulación, complicada en hora de entrada y salida del colegio Sagrada Familia.

Desde Isaac Peral se puede ver el patio del centro escolar, delante de algunas de las naves de concesionarios, talleres, lavado de coches o gasolineras. El negocio automovilístico es uno de los que predomina en esta zona de mucha doble fila y aparcamiento de “sálvese quien pueda” en horas punta.

Aquí no hay conexión directa de bus, y las paradas más próximas están en el entorno. Son las de las avenidas de Finisterre y Arteixo y las de la Ronda de Outeiro.

Pocas viviendas y un polémico transformador

La parte residencial es reducida y se reserva a la zona más próxima a la avenida de Finisterre.

A la altura de la plaza de Alfonso XIII hay un bloque de viviendas con una plaza muy concurrida, pero no uniforme: parte de la superficie la ocupa la subestación eléctrica que está a la altura del número 5. Las instalaciones, que alimentan al polígono de Agrela, son un foco frecuente de suciedad, maleza y roedores, según denuncian los vecinos. E Isaac Peral tampoco se libra de los famosos ‘plumachos’.

Quitando estas zonas, Isaac Peral es una calle perfecta para pasear, con aceras anchas y árboles de gran porte que lucen más que nunca en estos días de otoño.

0 0 0 0