EEUU, sin el espíritu Kobe - Con Basket si hay paraíso

EEUU, sin el espíritu Kobe

Si hay algo que se espera de la selección estadounidense en una cita internacional es a falta de mayor talento (porque siendo buenos no van los mejores), es exuberancia física para imponerse a sus rivales.  Esta selección que dirigen Gregg Popovich y Steve Kerr no ha parecido superior ni por talento ni por físico a la que ha encarado un rival con cara y ojos, Turquía, que ha llevado al límite a los norteamericanos y que ha tenido el partido ganado.
Sólo una falta discutida por los turos sobre tiro de tres de Tatum en el último segundo ha evitado el desastre y ha forzado la prórroga, mientras que en el tiempo extra el tembleque de muñeca de los turcos ha hecho posible que ganaran los de Popovich. Es decir, ha tenido que producirse el error, cuatro tiros libres consecutivos fallados y dos de ellos a cargo de un NBA como Osman, para que EEUU al menos en eso fuera superior, transformando el de Milwaukee Bucks, Kris Middleton, los dos suyos y siendo decisivo al final. En la última jugada con dos segundos, una buena defensa de Smart ha evitado el triple de Ilyasova.

En este Mundial casi de incógnito sólo al alcance de muy interesados debido a la diferencia horaria y los partidos matinales y la hora de comer, con España incorporándose a la vida laboral tras las vacaciones, la rotundidad de varios finales ha contrarrestado la queja generalizada hasta de algún seleccionador sobre partidos insulsos, de palizas por el desnivel entre selecciones. Los finales del USA-Turquía y del Brasil-Grecia han sido de locura, así como la clasificación de República Dominicana, un equipo modesto pero combativo, y han sacudido un poco ese aburrimiento inicial.

La cuestión aquí es que hay favoritos claros, pero nadie tras lo visto hoy se atreve a decir que el desenlace está escrito. Podrá pasar porque los buenos son buenos, y equipos como USA, Serbia, Grecia, España, Francia, Australia, tienen mucho talento, pero hoy se puede decir que los norteamericanos le han visto las orejas al lobo.  En ningún momento el equipo de Popovich ha impuesto superioridad alguna ante una Turquía muy disciplinada en defensa y con los puntos de los NBA Ilyasova, Osman y Korkmaz, o Mahmutoglu. Los turcos han jugado además muy bien en ataque y han encontrado facilidades en los cambios en la pintura.

Es esta selección norteamericana un equipo sorprendentemente débil en la pintura, donde Turner no da a basto especialmente si su rival le saca mucho de la zona. Popovich juega bastantes ratos con equipo pequeño y depende mucho de su acierto exterior, hoy 14 triples. Hay talento en esta selección, pero no ha sido un equipo superior ni parece que lo vaya a ser en lo sucesivo en el torneo si no eleva sus prestaciones defensivas. Poco de ese ritmo superior que estos jugadores pueden desarrollar, tampoco de su velocidad de manos para recuperar y correr, y débiles en la pintura. Muy dependientes del tiro exterior y si se ha de nombrar a algún jugador que ha marcado diferencias no es otro que el nuevo base de los Celtics, Kemba Walker, el único que parece recordar a un All Star. Por cierto tan solo dos All Star en esta selección, el mencionado y Middleton.

Es obvio que EEUU está capacitado para ganar el Mundial aun acudiendo con su equipo ¿D? podemos decir que sí, equipo D, pero no pueden presumir de superioridad si no se emplean como un equipo que baje el culo de verdad, y eso no se ha visto por ahora, más bien un equipo hasta ahora más bien blando y poco agresivo en la defensa. De una cosa estamos seguros, esta noche en la cena es posible que que coach Popovich tenga jugadores de baloncesto. Su cara lo decía todo durante el partido. Estados Unidos no sólo no es imbatible sino que hoy posiblemente merecía perder, pero a la larga lista de ausencias hay que añadir la poca química que ha mostrado hasta la fecha este equipo, y es que para que USA gane hoy en día un torneo internacional como un Mundial FIBA que precisamente no motiva especialmente en el baloncesto estadounidense, necesitará el espíritu Kobe Bryant, o algo parecido; es decir, una estrella que cuando iba con su selección sacrificaba  tiros y su brillo para pasar y defender como una bestia. Sin ese espíritu de Kobe de los Juegos Olímpicos, EEUU no puede presumir de superioridad, y si no han perdido hoy lo pueden hacer en cualquier momento.

Por su parte España es un equipo que como en el caso norteamericano va con un equipo muy debilitado respecto a su mayor potencial dadas las bajas de Chacho, Abrines ,Mirotic o Ibaka, la baja de Pau Gasol, la jubilación de Navarro… y que sin jugar bien todavía va elevando su nivel físico tras encontrarse con algún rival endemoniado como Puerto Rico. Hay poca fe en general en nuestro país en el equipo, y en los jugadores que serían en condiciones normales secundarios, pero que ahora están en primera línea y deben demostrar el buen nivel que tienen, fundamentalmente los hermanos Hernangómez. Son normales las dudas si no se ha visto a Juancho en la NBA en el tramo de campeonato en el que tuvo continuidad, o al propio Willy. Como en EEUU estamos hablando de que no están los mejores, pero estos jugadores tienen una oportunidad que deben aprovechar en este Mundial. El éxito de España dependerá de su mejora defensiva y su química también, y eso es algo que se construye con cada partido y cada entrenamiento también en una competición corta, una competición que ya alumbra a Ricky y a Marc si evolucionan con normalidad como dos de los mejores del torneo.

0 0 0 0