Lo que la NBA no hubiera consentido - Con Basket si hay paraíso

Lo que la NBA no hubiera consentido

El error forma parte de la actividad humana, por lo que pretender que el árbitro de cualquier deporte sea el único ser humano sin opción de fallar es además de injusto y ventajista, imposible. El árbitro se equivocará en cualquier deporte, lo que se exige en estos nuevos tiempos de tecnología al servicio del deporte, y por lo tanto del arbitraje, es tratar de evitar las injusticias de las acciones que pueden revisarse.

Desde ese punto de vista no le podía pasar algo peor a la ACB que lo ocurrido en la final de Copa del Rey de Madrid, porque atenta contra su credibilidad. Puede ocurrir que con el balón en juego los árbitros se equivoquen, aunque es un error grave no ver el faltón de Randolph a Singleton. Pero siendo incomprensible esta acción, lo que el aficionado menos entiende es que la acción clave del final, revisada, mantenga el error.

Se ha mejorado el Instant Replay en la ACB, con más cámaras que nunca por ejemplo en esta Copa del Rey, para que los árbitros pudieran decidir con mayor seguridad. Nada menos que once tomas de la acción de Randolph podían revisar, como indicaba en Cope David Carnicero, responsable de contenidos de baloncesto de Movistar Plus; pero lo desestimaron, revisaron sólo dos y decidieron con rapidez una acción decisiva que adjudicaba nada menos que el título.

Ambos equipos tiene motivos para quejarse, hay dos errores que ha visto todo el mundo. Pero tan sorprendente como el desenlace de la Copa ha sido todo lo ocurrido desde entonces. En primer lugar la reacción a la griega (véase Olympiacos) del Real Madrid amenazando con dejar la competición, algo sin ningún sentido porque en qué competición iba a jugar sino. Es comprensible el enfado blanco como puede haber enfado azulgrana por la acción anterior que pudo ser clave, por no haberse pitado precisamente.

El baloncesto ha copiado lo peor del fútbol, la confusión en torno al criterio arbitral con la aplicación de la tecnología, y sobre todo el forofismo que ve manos negras en decisiones arbitrales. La ACB tiene un problema serio porque ante un error tan manifiesto ¿qué hacer? no es descabellado plantear la repetición de un partido, porque se ha adulterado el resultado, pero tampoco es descabellado dejarlo como está, porque al fin y al cabo hay un error anterior también muy flagrante que perjudica al otro equipo.

En segundo lugar otra cosa que ha sorprendido es la postura tibia del comité de árbitros y de la ACB , han reconocido errores, pero no han explicado cuáles y por qué. La NBA no hubiera consentido que esto ocurriera, o por lo menos pone más herramientas para evitar estos errores, y sobre todo hubiera reaccionado con mayor contundencia tras la final. La perfección no existe y reducir el margen de error a la mínima expresión es casi imposible. Además, el arbitraje es juzgar y se juzga en muchas jugadas desde la interpretación, pero hay otras muchas que simplemente son.

La NBA pone más herramientas para que esto no le pase, desde la temporada 2014/15 existe el Replay Center en Secaucus, Nueva Yersey, con una inversión de 15 millones de dólares. Esa sala parecida a la NASA en la que cuenta con árbitros, especialistas y un sinfin de pantallas para revisar la jugada. El NBA Replay Center cuenta con 94 monitores de alta definición, trabajan 20 empleados especialistas en baloncesto y nuevas tecnologías.  Las imágenes pueden aumentarse hasta 600 veces su tamaño original. Cada jugada dispone de imágenes de vídeo desde diferentes ángulos y los 29 pabellones de la liga están conectados el Replay center.

La ACB no tiene Centro de repeticiones pero los árbitros de la final tenían el mejor sistema de repetición instantánea de la historia de la Copa, no se puede decir que los árbitros no tuvieran herramientas En cualquier caso una vez ocurrido el desaguisado, lo que la NBA hubiera hecho, como viene haciendo en las últimas temporadas no sin polémica tampoco, es hacer un informe sobre los últimos dos minutos de partido para repasar los errores cometidos y explicarlo; una forma de hacer pedagogía y ser honestos con el seguidor, que los aficionados sepan que una competición vela por la justicia y la transparencia.

Hay muchas quejas de los árbitros NBA por este informe que hace la liga, porque entienden que predispone al público en su contra, pero la NBA es firme en su propósito. Hay ex jugadores que le piden que se emitan informes de todo un partido y no sólo de los dos minutos finales cuando se trata de partidos trascendentales. En cualquier caso, la NBA pone más herramientas para tratar de mantener la credibilidad en su competición y evitar errores que adulteren los partidos, pero también hubiera sido más contundente e inmediata en su respuesta si se hubieran producido errores tan graves.

FOTO: NBA

0 0 0 0