Boletín

TUTORIAL| Protectores solares: ¿qué factor hay que elegir según la piel? ¿Cómo debemos aplicarlos?

El sol es necesario para la vida de los seres vivos, pero si abusamos de él nos puede causar problemas como el cáncer de piel

Vídeo

 

Raquel Pérez Polo
@RaquelPerezPolo

Redactora COPE 

Rubén Mendoza

Editor multimedia

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 13 jun 2019

Existen varios tipos de cáncer de piel y entre ellos destacan los melanomas y los carcinomas cutáneos. En ambos tipos, el principal factor de riesgo implicado en su aparición son las radiaciones solares que son capaces de producir mutaciones en el material genético (ADN) de las distintas células que componen la piel e impedir su reparación, iniciándose así el proceso de la carcinogénesis o formación de un cáncer.

ctv-ibk-sunblock-1471393 1280

Por ello debemos tener mucho cuidado con exponernos al sol. Es muy importante evitar las quemaduras solares con ampollas a lo largo de toda nuestra vida, pero en especial durante la infancia y adolescencia, como nos recomienda la Asociación Española contra el Cáncer  .

1.- ¿Qué factores de protección existen?

Cuando vayamos a salir a la calle es muy importante protegernos con sombreros, gorras, gafas de sol, y fotoprotectores que aplicados sobre la piel la protegen de los efectos perjudiciales de las radiaciones ultravioleta.

 Los hay en diferentes texturas: crema, gel, leche solar que se aplican sobre la piel para protegerla de los efectos perjudiciales de las radiaciones ultravioleta A (UVA) o ultravioleta B (UVB). Esto es posible porque en su composición llevan unas sustancias denominadas filtros, capaces de frenar la acción de uno u otro tipo de radiación.

Las radiaciones UVA, actúan oxidando la melanina (pigmento que da color a la piel) ya existente en la piel, provocando lo que se denomina "bronceado directo" que tiene la característica de desaparecer muy rápidamente.

Las radiaciones UVB, actúan sobre las células productoras de melanina (melanocitos), activando su producción y oxidándola, provocando el denominado "bronceado indirecto o duradero".

Esas leches, cremas o aceites tienen en el envase el índice FPS (factor de protección solar) o también llamado IPS (índice de protección solar). Número que indica el número de veces que el fotoprotector aumenta la capacidad de defensa natural de la piel frente al eritema (enrojecimiento). En función del FPS los fotoprotectores se clasifican en:

  • Bajo: 2, 4, 6
  • Medio: 8, 10, 12
  • Alto : 15, 20, 25
  • Muy alto: 30, 40, 50, 50+
ctv-epk-sunscreen-1461335 1280

2.- ¿Cómo sé que factor es el adecuado para mi tipo de piel?

Si tienes la piel muy blanca y pecosa, tu cabello es pelirrojo y tus ojos azules y te cuesta broncearte y te quemas todos los años, lo mejor es usar la máxima protección 50 o 50+

Si eres rubio y tienes los ojos verdes o azules, la piel blanca y te sueles quemar también es muy importante que utilices protección alta, 50+

Si tus ojos son marrones o grisáceos, tienes la piel morena y te bronceas siempre, incluso en invierno conservas un cierto color y te quemas raras veces, podemos comenzar los primeros días con un factor protección 30 y pasar después a un 15-20

Para los muy, muy morenos que no se queman nunca y tiene los ojos oscuros, marrones casi negros, les sirve un factor de protección 15-20.

ctv-9kx-lake-2586390 1280

3.-¿Cómo nos tenemos que aplicar la crema solar?

Para que los fotoprotectores solares sean efectivos, debemos seguir una serie de pautas que son muy sencillas y si las cumplimos nos serán muy beneficiosas para nuestra piel:

  1. Debemos usar la cantidad suficiente que nos permita cubrir toda la superficie corporal. Toda sin olvidar zonas como las orejas o el cuero cabelludo en el caso de los niños pequeños.
  2. Hay que aplicar el producto siempre con la piel seca. Si la piel esta mojada, las gotas funcionan como una lupa y aumentan el riesgo de que se produzcan quemaduras.
  3. Realiza la primera aplicación al menos 30 minutos antes de exponerse al sol.
  4. Durante la exposición solar reponga el fotoprotector después de cada baño prolongado (más de 20 minutos) o cada dos horas.
  5. Emplea fotoprotectores resistentes al agua y repóngalos después de cada baño superior a los 20 minutos. 

4.-¿Cómo debemos conservar las cremas solares?

Su periodo de caducidad desde que abramos el bote lo tendremos especificado en el envase. Este es un ejemplo:

ctv-tza-whatsapp-image-2019-06-10-at-122058

Si aparece una cifra seguida de una 'M', el número indicará los meses durante los que el producto conservará sus propiedades. Muchos de ellos, mientras no abramos el tarro pueden durar hasta tres años.

Para su conservación en perfectas condiciones, la OCU recomienda:

Protégelas del sol. En la playa, guárdalas en la mochila o el bolso y no las dejes en la toalla. En casa, mejor en un armario y donde tampoco les dé el sol.

Guárdalas en un lugar seco y fresco. No debe ser un armario o habitación calurosa ni tampoco húmeda. Evita tenerlas en el baño.

Trata de evitar los cambios de temperatura para que la de la propia crema se mantenga lo más estable posible.

ctv-bo2-summer-2425506 1280

No  lo olvides, tomar sol no es malo, incluso es muy bueno porque el sol nos proporciona vitamina D que permite a nuestros huesos absorber el calcio muy importante para esos huesos. Sin embargo si lo tomamos sin protección y abusamos de él en las peores horas del día, ese  sol puede dejar una huella imborable en nuestra piel, que llamamos cáncer.