El 77% de los españoles cree que luchar contra el cambio climático no beneficiará a la economía, según el BEI

El 77% de los españoles cree que luchar contra el cambio climático no beneficiará a la economía, según el BEI

Europa Press

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 15:20

Apenas el 23 por ciento de los españoles piensa que las medidas para luchar contra el cambio climático generarán un beneficio en el crecimiento económico y en la creación de empleo, según una encuesta realizada a 25.000 personas en toda Europa por el Banco Europeo de Inversiones (BEI), que señala que los españoles son ligeramente más optimistas que la media de la Unión Europea, que se sitúa en el 21 por ciento.

A pesar de este ligero optimismo en España, la cifra revela la "escasa concienciación" existente sobre las oportunidades económicas que puede brindar la lucha contra el cambio climático.

Los resultados parten de la encuesta sobre el clima del BEI, realizada en colaboración con la empresa de opinión pública YouGov, que evalúa la percepción de los ciudadanos de la UE, de Estados Unidos y de China sobre el cambio climático y que serán debatidos durante la Cumbre del Clima COP24 que comenzará la próxima semana en Katowice (Polonia).

La encuesta muestra que el 51 por ciento de los españoles opina que el cambio climático le afectará a nivel financiero porque le repercutirá en el precio de los seguros, de los costes energéticos y fiscales.

Además, la encuesta subraya que los ciudadanos con ingresos más bajos están más preocupados por el impacto económico negativo de las acciones por el clima que los que disponen de ingresos más elevados: el 44 por ciento de los españoles con menos de 12.000 euros de ingresos brutos anuales en el hogar cree que las medias para combatir el cambio climático debilitan la economía, mientras que en el caso de los españoles con ingresos superiores a 24.000 euros lo cree el 35 por ciento.

En términos generales, la encuesta refleja que los ciudadanos de la UE están más preocupados por los efectos financieros del cambio climático que estadounidenses y chinos. Así, el 55 por ciento de los europeos cree que estos efectos financieros consecuencia del cambio climático le afectará "personalmente", frente al 40 por ciento de los chinos y el 45 por ciento de estadounidenses.

Precisamente, son los estadounidenses los más optimistas respecto a los beneficios económicos de las medidas de lucha contra el cambio climático: el 26 por ciento considera que el efecto de las medidas climáticas podría ser positivo para la economía, mientras que el 21 por ciento de los europeos lo cree. La cifra se reduce hasta el 11 por ciento en el caso de los chinos.

La encuesta concluye también que el 64 por ciento de los españoles cree que probablemente experimentarán efectos sobre la salud por el cambio climático por un clima más cálido o por fenómenos meteorológicos extremos.

Asimismo, el 52 por ciento de los españoles opina que el cambio climático amenaza para la existencia humana; 51 por ciento, que provoca efectos financieros; el 45 por ciento cree que tendrá efectos sobre la sociedad y las condiciones sociales, como por ejemplo el aumento de migrantes y el 37 por ciento estima que tendrá efectos sobre el nivel de vida.

Igualmente, el 37 por ciento de los españoles considera que el cambio climático afectará al empleo y a la situación laboral y el 21 por ciento a la situación de la vivienda. Si bien, el cero por ciento de los encuestados cree que no existe el cambio climático.

El Banco Europeo de Inversiones ha invertido más de 130.000 millones de euros en la lucha contra el cambio climático y ha apoyado la movilización de más de 600.000 millones de euros en inversiones de acción por el clima desde 2011, lo que equivale a todo el PIB de Polonia.

La vicepresidenta del BEI, Enma Navarro, ha defendido que el organismo está convencido de que financiar la acción por el clima tiene "importantes" beneficios económicos y sociales.

"Si invertimos en innovación y en producir de forma más sostenible, estaremos también contribuyendo a impulsar el crecimiento de la economía y a crear nuevos puestos de trabajo. La financiación es un factor clave en la lucha mundial contra el cambio climático, y por eso, el BEI está comprometido a destinar al menos el 25 por ciento de su actividad a esta prioridad", ha afirmado.

Navarro ha añadido que esta acción parte del firme convencimiento de que el "único camino" posible para el futuro es un crecimiento sostenible e inclusivo.

"Ese camino debemos recorrerlo juntos. Las finanzas públicas por sí solas, incluidas las de las instituciones internacionales, no son suficientes. Los inversores, los empresarios y todas las fuerzas económicas tienen un papel clave frente a las amenazas del cambio climático. En el BEI trabajamos para ayudar a movilizar estas fuerzas en favor de la acción por el clima", ha concluido.

Lo más