El vapeo multiplica por cuatro las posibilidades de ser fumador de tabaco convencional

8 de cada 10 menores que fuman empezaron con este tipo de consumo, una moda que crece más entre las chicas

Sandra Asenjo

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 01:09

La industria del vapeo se ha convertido en la principal puerta de entrada para los nuevos fumadores. Según el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), el vapeo multiplica por cuatro las posibilidades de ser fumador de tabaco convencional. Además, 8 de cada 10 menores que fuman empezaron con este tipo de consumo, una moda que crece más entre las chicas.

Más chicas fumadoras

1 de cada 10 menores de entre 14 y 18 años fuma a diario, según la encuesta del CNPT. Si nos fijamos en cuántos lo hacen de forma ocasional y han fumado en los últimos 30 días, la cifra crece hasta 1 de cada 4. Los datos también revelan que, cada vez, son más las chicas menores de edad las que fuman: Un 34,2% frente a un 27'3% de los chicos encuestados.

Alba tiene 16 años y reconoce que, pese a que no le agrada en exceso, sí que ha probado el vaper y lo consume ocasionalmente cuando está con sus amigos.

"Ellos vapean bastante, sobre todo cuando salimos de fiesta o vamos en un grupo grande. No es que me guste, pero tampoco me disgusta. Yo no creo que aumente las posibilidades de fumar cigarrillos, como mucho incita a probarlos, pero no a hacerte fumador porque el vaper puede ser un sustituto", cuenta a COPE esta joven.

Sin embargo, Alicia, que también tiene 16 años, asegura que nunca ha vapeado ni fumado y que sus amigos tampoco lo hacen. "Soy muy joven y creo que fumar es innecesario, a nuestra edad, o a la que sea. Te perjudica para el futuro", relata esta otra chica.

El peligro de las redes sociales

9 de cada 10 jóvenes están expuestos a los cigarrillos electrónicos y al vapeo a través de las redes sociales. Un contenido que comparten y normalizan los llamados 'influencers', que llegan, precisamente, a más chicas que chicos.

"Muchos influencers te dicen que no fumes, pero, mientras, están vapeando. Las chicas son las que más siguen este tipo de cuentas en las redes sociales, lo que aumenta las posibilidades de empezar a fumar por imitación. Cuando hagamos prevención, hay que tener en cuenta este dato, el hecho de que cada vez son más chicas jóvenes las que fuman", cuenta a COPE el doctor Francisco Pascual, del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo.

Consecuencias para la salud

Los cigarrillos electrónicos y derivados contienen nicotina, que es lo que causa la adicción. Su consumo, puede por lo tanto también hacernos adictos a este tipo de productos, que además contienen metales pesados y agentes cancerígenos que pueden provocar enfermedades pulmonares.

Por tanto, como explica el doctor Pascual, pese a que la probabilidad de desarrollar una patología inmediata no es tan elevada como con el tabaco convencional, este tipo de consumo no está exento de riesgos.

"Si queremos tener una población sana, yo no le daría de vapear a mi hijo sabiendo que puede provocarle una enfermedad pulmonar o que puede ser más propenso a desarrollar una bronquitis, crisis asmáticas o alergias, además de que algunos agentes de los que suelta este vapor pueden provocar también cáncer", subraya el doctor.

Más restrictivos en Europa

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado recientemente prohibir fumar y vapear en los centros educativos, así como prohibir la venta de nicotina y otros productos relacionados con el tabaco cerca de los colegios.

Cada vez son más los países de nuestro entorno que tienen este tipo de productos en el punto de mira. Un ejemplo es Francia, donde su gobierno está trabajando para prohibir los vapers y los cigarrillos electrónicos desechables por el aumento de fumadores jóvenes.

Francia quiere seguir así los pasos de Alemania, donde ya se ha prohibido la venta de los cigarrillos electrónicos de sabores. En Irlanda se está llevando a cabo una consulta nacional para ello. Y en Bélgica ya se ha limitado la venta por internet de este tipo de productos.

"Estas medidas previenen, aunque sea de forma restrictiva o, incluso, impositiva. Son propuestas lógicas. No podemos permitir conductas que luego sean imitables en determinados entornos, como los escolares", considera Francisco Pascual.

Legislación obsoleta

En España existe un borrador de un nuevo plan integral para abordar el problema del tabaquismo, también entre los más jóvenes, pero continúa "en un cajón".

Desde el CNPT, consideran que la inestabilidad política hace que esta cuestión no suponga ahora mismo una prioridad y que sería necesaria una legislación acorde al momento actual porque la vigente se ha quedado obsoleta.

"Desde el Comité estamos en esta idea: que haya una ordenanza en este sentido y que sea única. El problema es que, con los cambios ministeriales y la situación política actual, todavía no se ha puesto encima de la mesa", apunta el doctor Pascual.

Cerca de 54.000 personas mueren al año en España por enfermedades derivadas del consumo de tabaco. Además, se estima que cada año pierden la vida cerca de 6.200 fumadores pasivos.