Las diferencias que más duelen entre mujeres y hombres

Las diferencias pueden ser enriquecedoras, salvo que se utilicen para discriminar, excluir, descartar, rechazar o impedir el progreso.

 

Que hombres y mujeres no somos iguales ni física ni mental ni psicológicamente, no es una novedad. Que los hombres tienen más problemas para recordar cumpleaños, fechas significativas que las mujeres es una constatación empírica. Como que conseguir la forma física idónea es más costoso para una mujer, sobre todo a determinadas edades, que para un hombre.

Las diferencias pueden ser enriquecedoras, salvo que se utilicen para discriminar, excluir, descartar, rechazar o negar la posibilidad de que a igual esfuerzo, dedicación o trabajo, iguales resultados, llamemoslo puesto de responsabilidad o salario.

Es patente que el peso de la mujer en puestos directivos de las empresas españolas dista mucho de ser equiparable al de los hombres. Según los datos de InfoJobs del último año, “solo uno de cada tres puestos directivos en España está actualmente ocupado por una mujer. Lo mismo ocurre con determinados sectores, como el tecnológico, en el que el número de hombres sigue suponiendo un porcentaje todavía mayor” y esto se debe entre otros motivos a que “las mujeres han tenido más dificultades para acceder a determinados empleos, incluso cuando su nivel de formación era superior al de los hombres. Con frecuencia, este desequilibrio es consecuencia de los roles que mujeres y hombres han tenido en la sociedad a lo largo de la historia”.

El 79 % de los empresarios no cree en el sistema de cuotas como mecanismo para incentivar la igualdad de género en el entorno empresarial según el informe publicado por la auditora Grant Thornton bajo el título de "Women in Business 2018: ¿cumplir o liderar?”.Los países donde se aplica la igualdad de género como Noruega, Italia, Francia o Bélgica, están rozando ya la paridad en el número de hombres y mujeres en puestos de dirección. Para Grant Thornton, una de las principales barreras con las que se encuentran las mujeres a la hora de acceder a los altos cargos de una empresa son "invisibles para los empresarios", pues "seis de cada diez considera que no hay barreras que dificulten implantar la inclusión y la igualdad en sus plantillas".

Asimismo, el 57 % de los empresarios españoles "desea que el gobierno impulse más medidas legislativas para conseguir la igualdad de género", y son conscientes de que la solución debe buscarse a través de la colaboración público-privada. Por otra parte, el 27 % de ellos cree que esto es un "problema exclusivo de las empresas" y que se debe solucionar "sin la injerencia de la Administración".

A pesar de este 27 %, España no es el país que presenta mayores desigualdades de género en sus puestos directivos a nivel mundial, pues países como Finlandia (26 %), Canadá (25 %), Alemania (23 %), Reino Unido (22 %), o Estados Unidos (21%) se sitúan por debajo de España en el número e puestos directivos ocupados por mujeres.

La brecha salarial

Según distintos organismos internacionales, "la brecha salarial entre hombres y mujeres en España la sitúan en un rango entre el 15 y el 30 %”. El Gobierno se decanta por la primera cifra, mientras que los sindicatos como CC.OO. apuntan que “la mujeres ganan de media 5.941 euros menos al año que los hombres, lo que supone que el salario anual de las mujeres tendría que aumentar un 30% para igualarse al de los hombres. La cuantía que cobran las mujeres por complementos salariales tendría que aumentar un 44% para equiparse con la de los hombres (las mujeres cobran 427 euros de promedio mensual, frente a los 613 de los hombres)”.

La última Encuesta de Estructura Salarial elaborada por el INE (con datos referidos a 2015) situa el salario medio anual femenino en un 77% respecto al de los hombres, cifrándolo en 20.051,58 euros mientras que el de los hombres fue de 25.992,76. Una diferencia salarial apreciable que es aún más distante al comprobar que el 18,2% de las mujeres tuvo ingresos inferiores o iguales al Salario Mínimo Interprofesional frente al 7,4% de los hombres. Desigualdad que se mantiene en todas las ocupaciones y en todas las comunidades autónomas.

Española, de entre 35 y 50 años, con hijos a su cargo, demandante de programas de inserción

Acción contra el Hambre ha constatado un incremento considerable respecto a años anteriores en la participación de mujeres en los programas de apoyo a la búsqueda de empleo que desarrolla en España. Así, el porcentaje de mujeres que participan en estos programas ha pasado del 60 al 80%. En el caso de los programas de apoyo al emprendimiento, el porcentaje se mantiene alrededor del 65%.

El perfil mayoritario de quienes reciben la ayuda de la ONG para buscar un trabajo o para emprender un negocio propio es el de mujer española de entre 35 y 50 años, con estudios de Educación Secundaria Obligatoria o Formación Profesional Superior, con al menos un hijo o hija menor a su cargo y que lleva más de un año en situación de desempleo.

El freno de la maternidad o el cuidado de los mayores

El porcentaje de mujeres ocupadas a tiempo parcial es siempre superior al de los hombres. Entre las diferentes razones que alegan, el 13% señala el cuidado de niños, enfermos, mayores, motivo que no consta entre los alegados por los hombres. El 94,95 de las personas que permanecen inactivas por cuidar a personas dependientes son mujeres.

Las tasas de empleo de las mujeres (25 a 49 años) con hijos menores de 12 años son menores a las tasas de empleo de las mujeres de la misma edad sin hijos. En el caso de los hombres sucede lo contrario, las tasas de empleo de los hombres de 25 a 49 años con hijos son superiores a las de los hombres de la misma edad sin hijos.

El comportamiento para mujeres y hombres de 25 a 54 años con hijos de 6 a 14 años es el mismo que en el caso anterior. En el caso de las mujeres de 25 a 54 años con hijos de 6 a 14 años, las tasas de empleo de las mujeres con un hijo (o más hijos) también son menores a las tasas de empleo de las mujeres sin hijos. En el caso de los hombres, las tasas de empleo son superiores cuando tienen hijos de estas edades a las tasas de empleo de los hombres sin hijos.

Sigue imparable la feminización del paro, que alcanza a 2 millones de trabajadoras (2.001.049), el 58% del paro registrado.

Contra estas DIFERENCIAS está convocada esta jornada de huelga con un lema irrefutable: "Si nosotras paramos, se para el mundo".

FUENTES: CC.OO./ Ipsos / "Mujeres y hombres en España" (INE) /InfoJobs / www.grantthornton.es/