"¿Cuántos latigazos?": Incredulidad por la agresiva política contra el castellano de la Generalitat

Un usuario se queja de que una dependienta no le ha atendido en catalán y un organismo de la Generalitat responde de forma increíble

 

COPE.ES

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:37

La persecución contra el castellano en Cataluña no parece tener fin. Estudiar en castellano es un derecho amparado por la ley pero burlado por una Generalitat que, además, impone desde 2010 sanciones a los comercios que no utilizan el catalán en letreros, menús u ofertas de negocios. La Ley de Política Lingüística también obliga a empresas a que sus empleados deban dirigirse en catalán según la información que se transmite o servicio realizado.

Pero el acoso llega incluso a las redes. El pasado 17 de abril, un activista independentista colgó en Twitter un mensaje denunciando que en una tienda de comida preparada de Barcelona no fue atendido en catalán. "Cabrea mucho ir a una tienda donde siempre te han atendido en catalán y encontrarte que han cambiado la dependienta de golpe y esta, además de poner cara de sorpresa cuando le hablas en catalán, no te atiende en nuestra lengua. Esto es lo que me ha pasado en la tienda "Nostrum" del C. Padua de BCN", dijo en las redes sociales.

La Dirección General de Política Lingüística del gobierno catalán no dudó en responder al usuario. "Hemos visto el problema que ha expuesto. La Dirección General de Política Lingüística se pondrá en contacto con Nostrum para tratar del problema", dice este organismo invitándole además a presentar una queja formal. 

Otros usuarios no han dudado en reaccionar a esta persecución. "Muy gestapo todo", "¿Cuántos latigazos le vais a dar a la chica? ¿Será público? ¿o la ladidareis a padradas? ¿lo retransmitiréis en directo vía twitter?" o "Quizá no baste con echarla, deberían cortar su lengua como escarmiento" han sido algunas de las respuestas en tono irónico de muchos usuarios incrédulos ante esta situación.