También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Herrera a las 8

“Si el PDeCAt tiene que devolver su dinero al Estado, no va a poder seguir financiando a Puigdemont”

Este lunes conoceremos la sentencia del caso Palau

 

Señoras, señoras, me alegro, buenos días…

Bienvenidos al lunes 15 de enero de 2018 dicen que es el día más triste del año. Igual que hay un Cyber Monday, hay un Black Friday y hay un “tócame lo que puedas... también hay un “Blue Monday”, el día más triste y ¿por qué el 15 de enero tiene que ser el día más triste? Es una larga historia, un sociólogo de Cardiff, Cliff Arnall, hace años, no demasiados,  inventó una fórmula matemática, mediante la cual buscar el día en el que uno se siente peor. Y ¿por qué el 15 de enero? Dice Arnall que se conjugan varias cosas: primero el clima, el 15 de enero en el hemisferio norte no es muy agradable, el 15 de enero uno se da cuenta de las cuentas adquiridas en la campaña de navidad, lo que se ha gastado en reyes... Los niveles de motivación no son especialmente intensos, encima es lunes, que para algunos, sorprendentemente, no es el día más agradable, y además hay un elemento fundamental, es el día en el que te das cuenta de que han empezado a fallar los propósitos de año nuevo: dejar de fumar, adelgazar, aprender alemán...

Te levantas el lunes 15 profundamente deprimido, pues eso... el Cliff Arnall este es como para llevárselo al Rocío en el pescante de la carreta contando chistes porque vamos... nos quiere deprimir a todos...

Sombrío, sombrío, lo tienen  aquellos que están implicados en algunos de los casos que estos días se resuelven o que continúan. Ya saben ustedes que va a continuar el caso Gürtel esta semana se juzga a la cúpula del PP valenciano por financiación ilegal; saben que va a seguir el caso de los ERE, hoy se reanuda la audiencia en Sevilla pero hoy se conoce una sentencia que es muy importante porque significa la piedra angular de lo que ha estado pasando en la Cataluña oficial, burguesa, empresarial, bien pensante y representativa de sí misma durante los últimos años, es el caso Palau, el Palau de la Música

Cuando querías hacer algo en Cataluña y tenías que hablar con el ‘pujolismo’  de la Generalidad, siempre te remetían, siempre te decían: “parla con Millet”, el jefe del Palau de la Música. Y ¿por qué teníamos que hablar con Millet?, porque si usted quería hacer una obra o usted quería un acuerdo con la Generalidad de Cataluña, la Generalidad de Convergencia te enviaba al Palau de la Música y Félix Millet te decía “vamos a ver, el Palau de la Música vería con muy buenos ojos una donación de mecenas para nuestros actos culturales”, que es verdad que se hacía. El Palau funcionaba como un ente cultural importante, de actividad cultural destacable.

Y ahora de ese dinero Millet dedicaba una parte a lo que tuviera que hacer, a hacer una ópera, contratar una orquesta u organizar una exposición y el montante del total de la obra que iba a encargar la Generalidad, en un 4% se iba apara Convergència y de paso Millet distraía para su hucha otra cantidad.

En total, ¿cuánto ha sido el desfalco? 22 millones de euros dice el fiscal, de los que 9 no sabe dónde han ido a parar, pero 6,5 el fiscal entiende que han ido a Convergència Democrática. Luego resulta que Millet se quedó, Montull 1,5 y alguno más otras cantidades un poco más ridículas. Esto lo hacían a través de una concesión que hace una obra que hace Ferrovial y dice el fiscal que ferrovial pagó la mordida en forma de patronazgo al Palau pero que ese dinero fue distraído, fue a la Generalidad y la Generalidad le concedió una obra a Ferrovial. Ferrovial dice yo solo hice una obra y di una…, no sé lo que hubo en medio. Ferrovial es lo suficientemente solvente como para que le asignen una obra. Pero el proceso era ese.

Entonces si este lunes la sentencia del Palau dice que entre otras cosas Convergència Democrática tiene que devolver seis millones de euros al erario público, eso complica las cosas a Convergencia un poco. Miren, cuando se olían la tostada en Convergència, que tenía embargada las sedes por este asunto desde 2015, en Convergència empezaron a parir lo del PDeCAT, vamos a crear otra cosa nueva. El PDeCAT eran los mismos perros con distintos collares, el PDeCAt es lo mismo que Convergència porque tiene la misma sede, la misma identificación fiscal, tienen hasta el mismo teléfono; y han estado al frente exactamente los mismos, hasta hace cuatro días Artur Mas, que oliendo la que hay bastante tiene con lo suyo, su piso y lo que le espera.

Si el PDeCAT tiene que dedicar su dinero a devolvérselo al Estado, es dinero que no va poder seguir financiando a Puigdemont y tampoco va a poder doblegar a Puigdemont. A un Puigdemont al que me parece que ya le quiere menos gente incluso dentro de su coalición, los de Esquerra nada hacen el paripé y algunos del PDeCAT me consta que también; porque elegir a Puigdemont es elegir conflictividad, y de qué manera.

Lo más visto