También en directo
Ahora en vídeo

Más Madrid

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
CASO AMIANTO METRO MADRID

Alfonso Blanco: “Metro Madrid nos toma el pelo. Las pruebas que nos hacen son escasas”

Alfonso Blanco tiene 51 años y desde hace 31 es mecánico de trenes de Metro Madrid. Él es uno de los trabajadores que durante décadas ha estado expuesto al amianto sin conocer sus riesgos. Ayer mismo le hicieron unas pruebas en el hospital y está limpio.

 
  • Beatriz Pérez Otín

En los últimos meses se han reconocido cuatro casos de personas afectadas. Tres son compañeros directos de Alfonso que como él trabajaban en el mantenimiento de ciclo corto. Uno de ellos,  Antonio Morán Canseco, a quien se le reconoció la enfermedad profesional hace un mes y medio, ya ha fallecido. Con este panorama, Alfonso reconoce que tiene miedo, y tiene que seguir trabajando: “Ahora mismo Metro Madrid analiza elementos del tren y todos los día aparece alguno que contiene amianto. Según aparecen, se precintan, pero hasta ese momento los hemos manipulado”.

Un miedo que se ha trasladado al resto de los trabajadores de la empresa. Metro Madrid acaba de anunciar que extenderá las pruebas a todos sus empleados. Para Blanco es “una tomadura de pelo porque hacen una única revisión que consiste en una radiografía y en una espirometría. Tendría que haber una periodicidad en estas revisiones y en el caso de los mecánicos incluir un TAC de alta resolución”.

Ayer Alfonso se hizo las pruebas en un hospital público de Madrid: “Salí bien pero asustado porque desde que nos comunicaron el cuarto caso de enfermo por amianto, no nos fiamos de las pruebas que hace la empresa. Nos estamos haciendo por nuestra cuenta un TAC de alta resolución en hospitales públicos".

La pregunta ahora es, si se pueden proteger de este mineral mientras tienen que seguir trabajando con él. Juan Carlos Paúl es el presidente de AVIDA (Asociación de Afectados por el Amianto): "Existe desde el 2006 una regulación sobre la protección de los trabajadores expuestos al amianto. Su imagen debería ser parecida a la de un astronauta: usar máscaras completas, cinta para que no puedan entrar las fibras debajo de la ropa, trajes desechables, y al salir unas cabinas para lavados... ".

Para conseguir una indemnización - cuenta Juan Carlos Paúl - los afectados tendrían que ir por la vía judicial: “En estos momentos se está trabajando en una proposición de Ley para crear una bolsa para indemnizaciones. Lo interesante es que se apliquen los coeficientes reductores para que las personas que han trabajado directamente con el amianto, puedan al menos adelantar su jubilación”.

A pesar de que en Europa existe una prohibición general del amianto, esta sustancia mortal todavía está presente en nuestra vida cotidiana. De momento en el horizonte… una fecha, 2023. La Comisión Europea ya ha hecho un dictamen solicitando a los Estados miembros que antes de ese año trabajen por una Europa libre de amianto. “Será la única manera de no tener más enfermos”, dice Paúl.

Lo más visto