También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TEATRO ESTRENO

Tabares condensa el trágico fin de Stefan Zweig en una obra de teatro

Los últimos momentos de la vida del escritor austríaco Stefan Zweig y su esposa Lotte son llevados a escena en "Una hora en la vida de Stefan Zweig", obra que se estrena hoy en el Teatro La Abadía y que permite al público convertirse en "voyeur" de un momento "íntimo", "desesperado" y "trágico".

  • Agencia EFE

Los últimos momentos de la vida del escritor austríaco Stefan Zweig y su esposa Lotte son llevados a escena en "Una hora en la vida de Stefan Zweig", obra que se estrena hoy en el Teatro La Abadía y que permite al público convertirse en "voyeur" de un momento "íntimo", "desesperado" y "trágico".

La obra ha sido presentada por el dramaturgo y autor del texto Antonio Tabares y el director Sergi Berbel, que recrean en clave de ficción la tarde del 22 de febrero de 1942, cuando Zweig y Lotte, exiliados en Brasil, deciden terminar con sus vidas y en la que según Berbel "se condensa y comprime el mundo interior del austríaco en un espectáculo que inquieta e intriga al espectador".

Y es que mientras el matrimonio prepara los detalles del suicidio, aparece en escena Friedman, un exiliado judío llegado de Europa que plantea diversas cuestiones al espectador que tienen que ver con su pasado y con una lámina del poeta William Blake, que durante años perteneció a Zweig.

"En esta circunstancia extrema del suicidio, que está intrínseca en la obra, a Friedman, que representa en cierto modo el encuentro del autor con el protagonista de una novela nunca escrita", asegura Tabares y apunta el gusto de Zweig por los personajes "espiritualmente torturados y esclavos de pasiones freudianas, obsesionados con una sola idea".

El montaje, producido por Tabacasol e Hiperbólicas, cuenta con el veterano actor Roberto Quintana en el papel de Zweig, Celia Vioque en la piel de Lotte Altman, 27 años más joven que su esposo e Íñigo Núñez, que encarna al exiliado judío Fridman.

Tabares afirma que, a pesar de que la obra gira en torno al suicidio de Zweig, es decir que "todos saben cómo acaba", "no habla tanto de por qué se suicida sino de cómo lo hace y de cómo afronta su final, tanto el de él como el de Lotte".

"Su propia experiencia vital, que refleja en 'El mundo de ayer' me parecía desasosegante e inspiradora, a pesar del trágico final. De ese interés por su obra y de ese interés por su vida surge esta obra, con la que pretendo realizar un homenaje a Zweig", precisa Tabares.

"Una hora en la vida de Stefan Zweig" se sumerge, además, en los temas que obsesionaban al autor austríaco, como la desesperación por la deriva del nazismo y su extensión por Europa hasta una reflexión profunda sobre la decadencia de Occidente y, por extensión, sobre lo absurdo de la existencia, temas que según Tabares "pueden relacionarse con la actualidad y con la crisis de los refugiados".

Quintana ha querido expresar también "el enorme cariño" con el que todos los actores se han acercado a Zweig y ha alabado la calidad del texto, que considera "potente"

"Es difícil actuar cuando hay que luchar con los textos pero con lo que ha hecho Tabares entras patinando. Ha sido un viaje fascinante", ha añadido Quintana.

Lo más visto