También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
CULTURA | Desde este martes

Una exposición une a la Escuela de París con los relojes más curiosos

"Artistas de la Escuela de París y colección de relojes singulares del fondo de arte de Crèdit Andorrá", en la Fundación Carlos de Amberes de Madrid.
Lluis Masriera © Credit Andorra Jaume Blassi
Lluis Masriera © Credit Andorra Jaume Blassi

La pintura de la Escuela Española de París y los relojes más curiosos se dan cita a través del doble recorrido expositivo que presenta la muestra "Artistas de la Escuela de París y colección de relojes singulares del fondo de arte de Crèdit Andorrá", en la Fundación Carlos de Amberes de Madrid.A partir de mañana se exhibe esta selección de obras, que refleja el trabajo de los artistas españoles que, entre los siglos XIX y XX, acudieron a la capital francesa buscando "pintar a la manera de París", como ha destacado en una rueda de prensa Gemma Martín, comisaria de la exposición y conservadora del fondo de arte de Crèdit Andorrá, al que pertenecen las piezas.En la "ciudad de la luz", continúa la comisaria, encontraron "un estímulo creativo para sus composiciones", debido a la "yuxtaposición" de movimientos artísticos rupturistas (los "ismos") y a la estrecha relación entre personalidades de la época como "artistas, filósofos e intelectuales".Dicha convivencia desembocó en una explosión de "técnicas y temas nuevos" de los que se empaparon los artistas españoles, quienes luego se decantaron por los aspectos "que más les interesaban" los desarrollaron de manera personal a su regreso a su país de origen."La selección nos permite tener varias miradas de lo que supuso un momento muy rompedor", indica Martín, que afirma que las principales novedades fueron aspectos como "la pintura al aire libre", los "temas de la calle" y, en general, el acercamiento en la pintura a lo "mundano".El ambiente de encuentro artístico en París, al que se sumó el interés por las exposiciones universales, supuso una "ida y venida de influencias".Así lo demuestran, ejemplifica la comisaria, las cortas pero vigorosas pinceladas de Carles Casagemas, que remiten al Impresionismo, o las formas de Francisco Borès, que beben de Cézanne.Incluso está presente el impacto de las nuevas formas artísticas, el cine y la fotografía, como atestigua un lienzo de Lluís Graner y otro de Gaspar Miró Lleó, con un encuadre que se asemeja al utilizado en las composiciones fotográficas.Martín destaca el apartado de la exposición reservado a la representación de la "Espagnolade": "Debido a la tendencia por conocer cosas nuevas del mundo, a los marchantes les interesaba todo lo exótico y lo foráneo".Por ello, los artistas españoles recibían encargos que tenían como temática el folclore y el costumbrismo, lo que se ve en obras de pintores como Francesc Miralles.A lo largo del recorrido también se puede contemplar un conjunto de relojes "singulares o curiosos", con maquinaria o sin ella, todos ellos con peculiaridades en su funcionamiento.En ellos, el paso del tiempo se marca de maneras diversas, como en los ojos de un búho, a través de las cenizas y el aroma del incienso, o gracias a una vela que controla el paso de las horas nocturnas.Las dos vertientes de la exposición se aúnan en un cuadro de finales del siglo XVIII, en el que un pequeño reloj se integra en la composición y que también incluye en su maquinaria una caja de música que se activa a las horas en punto.El presidente de Banco Alcalá, Diego Fernández de Henestrosa, se ha encargado de recordar que la muestra se enmarca dentro de los actos desarrollados por el 25 aniversario de la institución, y ha señalado que es una oportunidad "excepcional" para contemplar este conjunto de piezas, que se exponen por primera vez en Madrid.