También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | Floja novillada del Puerto

Otro domingo sin historia y mucho calor en Las Ventas

Poco contenido que reseñar en el festejo celebrado este domingo en Las Ventas, agravado más sin cabe por la poca colaboración de los novillos del Puerto de San Lorenzo.
Juan Bellido Chocolate realizó lo más destacado en la novillada...
Juan Bellido Chocolate realizó lo más destacado en la novillada madrileña. LAS-VENTAS.COM

Madrid, domingo 7 de julio de 2013. Un quinto de plaza. Cinco novillos de Puerto de San Lorenzo, bien presentados pero flojos de escaso juego. Los más toreables, aunque sin ser nada del otro mundo, segundo y tercero. El primero fue un sobrero de Julio García, con calidad pero medido también de fuerzas. Luis Miguel Casares, silencio tras aviso y silencio. Javier Antón, saludos por su cuenta y silencio. Juan Bellido 'Chocolate', palmas y silencio tras aviso.No fue una tarde para la historia, ni por asomo, pero, al menos, dos de los tres novilleros que hicieron el paseíllo en Las Ventas dejaron algunos pasajes interesantes. Concretamente Antón y el debutante "Chocolate", que pasaron con dignidad su reválida taurina en la primera plaza del mundo.En lo negativo, la escasa colaboración de los utreros del Puerto de San Lorenzo, que vinieron a sustituir a los inicialmente anunciados de Villamarta. Menudo trabajo fino el del veedor, que busca trapío en detrimento de otras cualidades más fundamentales para el desarrollo posterior del espectáculo. Y ya van varios domingos consecutivos.A Casares le costó coger el aire a su primero, un sobrero de Julio García que tuvo tanta calidad como falta de fuerzas, con el que el ya veterano novillero zaragozano acusó el poco rodaje de las últimas campañas, al intercalar pasajes aislados de buen aire, sobre todo al natural, con otros más deslavazados, sin que aquello terminara de calentar.En el cuarto salió a por todas Casares, que principió la faena de muleta de rodillas. Pero no pasó de ahí. El animal, blando como todo el envío, apenas se prestó para el lucimiento de un novillero, que lo intentó de mil formas, pero sin saber tocar las teclas oportunas, en ocasiones un tanto amontonado y pasando demasiados apuros.A Javier Antón se le adivina buen gusto a la hora de interpretar el toreo. Tiene temple este navarro, y empaque y prestancia a la hora de embraguetarse con el toro. Otra cosa es el oficio que aún debe ir adquiriendo, pues base tiene, y mucha.Con su primero, un novillo blandito, que "se prestó" más por el derecho, dejó apuntes de este personal y aromático toreo, mas no pudo concretar tampoco algo más compacto por falta de colaboración de astado, que enseguida se puso a la defensiva.Pero, ya está dicho, tiene cositas buenas este Antón, que, cuando las pula, puede que hagan de él un torero de futuro. Lo que no se explica es que saliera a saludar al tercio sin apenas palmas desde el tendido.Y qué mala suerte tuvo en el quinto, pues en las mismas probaturas con la muleta el animal se partió la mano derecha, y no le quedó más remedio al navarro que coger la espada sin poder, siquiera, proyectar faena.El madrileño "Chocolate", hijo del gran banderillero del mismo nombre, acudía a Las Ventas a hacer su debut frente a "su" público, y, aunque no alcanzó el triunfo, no defraudó.A su primero, tercero de festejo, le recetó bonitas verónicas en el saludo de capote y, después de un inicio por abajo muy torero, destacó sobre todo por actitud y aptitud para embarcar las escasas embestidas de su oponente con largura y despaciosidad. Otra cosa es la profundidad que imprimió a su quehacer, pero ya tendrá tiempo de ir limando esas carencias que aún tiene.Lo importante fue que "Chocolate" gustó y dejó su impronta de torero de buen concepto y mente despejada, aunque otra asignatura pendiente que tiene que mejorar es la espada.En el sexto esbozó el mismo guión: muy bien en los lances en el recibo con el capote, prólogo con la muleta por abajo, y posterior faena tesonera ante un astado distraído y sin clase, que enganchó en numerosas ocasiones los engaños que un "Chocolate" entregado, pero, esta vez, menos resolutivo por su manifiesta bisoñez.

Lo más visto