También en directo
Ahora en vídeo
TOROS | 8ª de San Isidro

El momento de Fandiño

Iván Fandiño realizó la faena de más argumentos del octavo festejo de San Isidro. Se quedó sin premio por la espada. La corrida de Jandilla y Vegahermosa no tuvo ningún atisbo de casta. El Fandi pasó sin pena ni gloria y Joselito Adame destacó por su firmeza en su primer toro.
Instante de la faena de Iván Fandiño al quinto toro...

De 

El toreo, como muchas otras cosas en la vida es un estado de ánimo. Y Fandiño sigue instalado en un momento de gracia. Volvía el torero vasco a Las Ventas después de su primera puerta grande en esta plaza el pasado martes. El reto era mantener el nivel, no dar un paso atrás y Fandiño lo logró con su faena al quinto, el único toro potable de una desastrosa corrida de Borja Domecq con los hierros de Jandilla y Vegahermosa.El de Jandilla, con si punto de de tendencia a sale suelto, por lo menos permitió al de Orduña ligar varias tandas de buen trazo. Faltó algo de ajuste en varios compases del trasteo pero se superó Fandiño en una postrera tanda en redondo. La más lograda por poderosa y mandona. La manoletinas finales, ceñidas a más no poder. Pero un pinchazo y una estocada trasera que provocó que toro se amorcillase, redujo el premio final de Fandiño a una ovación de reconocimiento.Antes, eso si, no se entendió la insistencia de Iván Fandiño ante el inválido segundo. Cuando la gente le recriminaba seguir poniéndose delante de un toro que rodaba por los suelos en cada intento de muletazo, él siguió erre que erre intentando algo que se suponía imposible. Tanto insistió que el toro llegó a prenderlo sin consecuencias. Al valor hay que ponerle cabeza en ocasiones.Sin a penas opciones pasó El Fandi en su enésimo paseíllo en Las Ventas sin resultados tangibles. La vulgaridad presidió la lidia del primer Jandilla. Vulgar por flojo y descastado el toro y vulgar el tercio de banderillas y el simulacro de faena de El Fandi, que abrevió sin muchos miramientos. La estocada. eficaz.Sólo un par, el tercero al violín, fue el único rescatable de otro desigual tercio de banderillas al cuarto. Un toro que se tapó por las dos puntas que lucía por delante y que llegó sin fuelle a la muleta. El Fandi dio un recital de pases al por mayor, como el que se dedica a contar nubes. Aburrimiento funcionarial en una faena sin relieve.Adame entró a última hora en el cartel. El puesto dejado libre por el convaleciente Miguel Abellán fue destinado al mexicano en reconocimiento a su actuación del miércoles. Expuso una enormidad Adame con el tercero. El torete, de trapío ínfimo, se movió sin clase y sólo la disposición del mexicano hizo crecer una faena basada en el lado derecho y en la firmeza de plantas. El arrimón final tuvo su mérito antes de una estocada que viajó trasera y tendida. Sonó con fuerza la ovación para Adame.Más cuajado fue el sexto y no comenzó con buen pie la faena de Adame. Dos desarmes, uno en terrenos del Diez y otro en el Cuatro, donde se llevó el hidrocálido al de Vegahermosa, tan vacío de casta como sus hermanos. Pero no hubo más historia que la voluntad del torero. FICHA DEL FESTEJO Madrid, viernes 16 de mayo de 2014. 8º de Feria. Casi lleno. Cuatro toros de Jandilla y dos de Vegahermosa (4 y 6), desiguales de presentación y hechuras. Flojo y soso el primero; inválido el segundo; desclasado y sin entrega el tercero;  sin fondo el cuarto; manejable el quinto; descastado e insulso el sexto. El Fandi, silencio y silencio. Iván Fandiño, pitos y saludos tras aviso. Joselito Adame, saludos tras aviso y silencio.

Lo más visto