También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Hay vida después de la mala suerte

Guía de supervivencia para los que no les haya tocado el Gordo

No existe conjuro especial ni alivio rápido para los desafortunados del día. Por más cabezazos no encontrarás explicación y, a pesar de las lamentaciones, el décimo que compraste sigue ahí, te mira fijamente y solo tienes tres opciones: acordarte de la teoría de la suerte que te llevó a comprarlo, meterlo en un sobre y donarlo a algún bar cercano, o no perder la ilusión y autoconvencerte de que en la proxima tocará. 
22 Diciembre 2014. EFE.
22 Diciembre 2014. EFE.

Esta es una guía. Quizás un decálogo o si lo prefieres un poco de consuelo en un día en el que mientras tú te rascas los bolsillos, hay gente que sale por la tele rociándose de champán y sin entendérseles muy bien lo que dicen. Sin embargo, tu traductor interior sabe muy bien que su falta de vocalización se debe a que han ganado cantidades considerables de dinero que podrías haber ganado tú pero que no se ha dado la ocasión. A continuación lo que se puede hacer si no te ha tocado el Gordo. 1. Ungüento regenerador. Dícese de un potingue clásico, de tradición ancestral, que consiste en la mezcla de ajo y agua. Aplicar sobre el décimo no premiado y sobre sí mismo para ahuyentar la envidia insana o la ira interior. 2. Rodéate de argumentos realistas y sácales el lado positivo. Las probabilidades de que a una persona le toque un premio (incluidos reintegros) de los que se sorteaban este lunes en la Lotería de Navidad era de un 15%. Matemáticamente, la mejor opción es la de no jugar asi que bien hecho, porque aunque no has ganado, has arriesgado y lo importante es participar. 3. Antes del punto uno, debes hacer un acto de resignación importante. Coge el décimo y lee la letra pequeña donde dice: 'Sorteo Extraordinario'. Esto significa que te puede tocar o no aunque lo compres con toda la ilusión del mundo para que te toque. La ilusión, por cierto, que depende de dos bombos que de vez en cuando se atascan por lo que la suerte se reduce muchas veces a imprevistos. Y lo hemos comprobado, esta vez la suerte ha pasado del bar del anuncio y de la famosa bruja de oro que aún va dando escobazos de mala suerte por ahí. 4. No está todo perdido. Hay quienes piensan en los décimos 'sinpremio'. Por ejemplo, el Parque Warner Madrid realizará un 50 por ciento de descuento en las entradas a las personas que presenten su décimo de lotería no premiada en el sorteo de la lotería de Navidad. 5. Propuestas e iniciativas. Una vez que has asumido que no podrás gastarte el dinero -que no tenías- en lo que no puedes comprate -porque no lo tienes-, estás preparado para focalizar toda tu atención en las próximas rebajas de enero y es más, la mala suerte en la lotería la compensarás de otro modo: a partir de este momento tienes un radar implacable atrae-chollos que te durará por lo menos hasta febrero. 6. Prueba la Teoría de la Empatía. Piensa que aunque el premio haya sido el más repartido geográficamente de la historia, hay más personas como tú. Que no les ha tocado, que pensaron en último momento en comprar otro número -que sí ha tocado- y se llevaron el que no lo ha hecho. Personas que como tú están mirando el reloj constantemente para que pase rápido este día y personas que probablemente se lo merecían o lo necesitaban tanto como tú.7. Prueba la Teoría Salomónica. Piensa que el premio, además de repartido, ha llegado a gente que realmente lo necesitaba, parados de larga duración, pensionistas y a personas que estaban al borde del desahucio.8. Aprovecha para brindar por otras cosas. Uno de los momentos álgidos del día es el brindis y no hay reglas escritas sobre el brindis. Esto es importante porque se puede brindar incluso cuando no toca o hacerlo precisamente porque no toca. Aquí van algunas ideas: 'brindis por la vida', 'porque estamos juntos', 'porque con lo que tenemos somos felices', etc.9. Importante no perder el espírutu 'a-la-próxima-me-toca'. Porque sabes que el año que viene lo volverás a intentar. Así seas un completo gafe o no, siempre vas a guardar un poco de esperanza para el bombo de 2015.10. Si a estas alturas lo único que se te pasa por la cabeza siguen siendo improperios acordes al nivel de cabreo con el día 22 de diciembre, entonces es el momento. El momento oportuno para llamar a uno -o dos- o a los amigos que consideres, os vayáis al bar más cercano y os toméis unas cañas a la cuenta de Antonio.  

Lo más visto