También en directo
Ahora en vídeo

Gobernar para el futuro

De 

Acuciados por los mil problemas que se acumulan en la agenda política, apenas se presta atención a una grave amenaza que se cierne sobre nuestro futuro: el dramático descenso de la natalidad y el paralelo envejecimiento de la población. En España nos encontramos, desde hace años, con una llamativa ausencia de políticas de protección de la familia como palanca del desarrollo futuro. La tasa de natalidad en nuestro país es una de las más bajas de toda Europa, mientras decrece la población por el retorno de inmigrantes sin trabajo. La perspectiva es que, en un plazo de cuarenta años, España habrá perdido más de seis millones de habitantes al tiempo que el número de pensionistas será igual que el de personas empleadas, lo que hará inviable cualquier sistema de seguridad social, incluida la atención sanitaria.Es urgente actuar ya contra esta tendencia porque la demografía, en definitiva, tiene repercusiones en todo. El Foro de la Familia ha advertido que la solución a la caída de la natalidad pasa por la defensa de la familia y de la mujer embarazada. Esta observación trae al primer plano la nefasta función que desempeña en este terreno la política de estimulo del aborto libre propiciada por los socialistas, que todavía espera la reforma anunciada por el Gobierno. También se espera el tantas veces anunciado Plan de Apoyo Integral a la Familia, previsto ahora para finales del año. Los problemas de hoy no pueden hacernos olvidar los que se avecinan y que, sin tintes dramáticos, nos alertan sobre un suicidio social si no se actúa con urgencia.

Lo más visto