También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Según el último barómetro del CIS

El PP ganaría las elecciones y aumenta la distancia con el PSOE

Si hoy se celebraran elecciones generales, el PP obtendría un 28,2 por ciento de los votos, aumentando su distancia con el PSOE hasta los 3,3 puntos, a pesar de que los socialistas incrementan su intención de voto hasta el 24,9 por ciento. Podemos continuaría su descenso en las encuestas hasta el 15,7 por ciento mientras que Ciudadanos también bajaría casi dos puntos hasta el 11,1 por ciento.

El barómetro apunta a un reforzamiento del bipartidismo, ya que la suma del PP y el PSOE alcanzaría el 53,1 por ciento frente al 49,9 del barómetro del mes de abril, elaborado antes de las elecciones municipales y autonómicas. Por contra, los llamados partidos emergentes pierden fuelle, en el caso de Podemos por segunda encuesta consecutiva, ya que desde el CIS de enero ha pasado del 23,9 por ciento al 15,7 de julio, si bien ese descenso se suaviza en la última oleada, en la que pierde ocho décimas. Ciudadanos, que se disparó en el CIS de abril al pasar del 3,1 por ciento al 13,8 por ciento retrocede casi tres puntos hasta el 11,1 por ciento. IU y UPyD siguen perdiendo apoyos y, mientras el partido de Andrés Herzog pasa del 1,9 por ciento al 1,3 por ciento, el que encabeza Alberto Garzón para elecciones generales, obtendría un 3,7 por ciento de los apoyos, frente al 4,8 del barómetro de abril. CiU -antes de su disolución- y ERC, partidos que apoyan la independencia de Cataluña, experimentan una ligera subida de una décima cada uno. Por su parte, el PNV casi duplicaría sus apoyos, al pasar de 0,7 por ciento al 1,3 por ciento, mientras que Amaiur crecería del 0,9 de abril al 1,1 del barómetro de julio. Compromís-Equo, que ha entrado en el Gobierno de la Comunidad Valenciana y tiene la alcaldía de Valencia, ve como aumenta su respaldo del 0,8 al 1,2 por ciento. Geroa Bai, cuya portavoz Uxue Barkos, es la nueva presidenta de Navarra, eleva sus apoyos del 0,1 al 0,5 por ciento, mientras que el BNG, también crece levemente una décima y obtendría un 0,7 por ciento de los votos. Coalición Canaria, que conserva el Gobierno de las islas, pasa del 0,5 al 0,4 por ciento y UPN que no obtenía porcentaje en el último CIS, conseguiría ahora un 0,1 por ciento de los sufragios. El CIS también refleja un leve incremento de la abstención, del 10,9 por ciento de abril al 11,1 por ciento de julio, aunque el número de indecisos disminuye, al pasar del 19,8 por ciento de la anterior encuesta al 18,1 por ciento de los encuestados. AUMENTA LA PREOCUPACIÓN POR EL PARO Y  BAJA POR LA CORRUPCIÓN El paro es la primera preocupación para el 78,8 por ciento de los ciudadanos, seguida de la corrupción y el fraude, que lo es para el 43,7 por ciento, según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).En el anterior estudio, del pasado mes de junio, el paro era lo principal para el 76,8 de la población, por lo que sube seis décimas, mientras desciende la preocupación por la corrupción, del 47,1 por ciento de junio, al 43,7 por ciento de julio.El actual barómetro, elaborado entre los pasados 1 y 9 de julio, considera que la situación política es mala para el 36 por ciento y muy mala para el 31,1, en tanto que la situación económica es mala para el 41,2 y regular para el 28,8 por ciento.Tras el paro y la corrupción, los españoles siguen considerando un problema todo lo relacionado con la economía, que preocupa al 25 por ciento de la población, cuatro décimas menos que en junio. Baja un poco la inquietud ante los políticos y los partidos, al pasar del 20,7 en junio a 19,1 en el del mes de julio, mientras que se alza un poco en sanidad, hasta el 11,8 por ciento mientras que en junio era del 11,2. Los problemas de índole social son la mayor preocupación para el 10,7 por ciento, el mismo porcentaje que en el anterior barómetro, mientras que bajan los relacionados con la educación (8,5 en julio y 9,1 en junio). El Gobierno y los partidos preocupan al 3 por ciento, tres décimas menos que en junio, mientras que las pensiones lo hacen al 2,7 frente al 1,8 de junio. Aumenta la preocupación por los nacionalismos -el 1,3 por ciento frente al 1 del anterior barómetro- y baja por la Monarquía, al pasar del 0,2 de junio al 0,1 de ahora. En cuanto a la situación económica, la ven buena el 3,5 de la población y muy buena el 0,2. Más del 51 por ciento cree que está igual que hace un año y el 25,9 dice que está peor, mientras que para un 21,5 ha mejorado la economía. Un 42,2 por ciento considera que dentro de un año estará igual; un 27,6 piensa que estará mejor y un 14,5, que estará peor, frente a los datos de junio cuando los preguntados señalaron que iba estar igual el 39,6 y que mejoraría el 28,4, mientras que el porcentaje de los más optimistas es el mismo. La situación política está regular para el 26,1 de la población; buena para el 3,6 y muy buena para el 0,2, con lo que aumenta sobre los datos de junio, que señalaban a un 2,6 por ciento que la valoraba como muy buena o buena y el 25,6, regular. El 55,4 de los encuestados cree que está igual que hace un año y el 30,3 que está peor, mientras que un 10,5 considera que está mejor. El 36,7 por ciento cree que la situación política no mejorará dentro de un año, por lo que aumenta siete décimas respecto a junio, en tanto que mejora para el 23,6 (25,8 en junio) y empeora para el 17,4 por ciento, una décima más que en junio.

Lo más visto