También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En Papa oficia misa en la parroquia de Santa Ana del Vaticano

Francisco: "El Señor nunca se cansa de perdonarnos"

"También nosotros somos como ese pueblo que de una parte nos gustar escuchar a Jesús, pero a otra parte nos gustar criticar a los otros, condenar a los otros. El mensaje de Jesús es la misericordia".
El Papa le reza a una réplica de la Virgen...
El Papa le reza a una réplica de la Virgen de Lourdes en el Vaticano. REUTERS

De 

El papa Francisco dijo hoy que el gran mensaje de Dios es la misericordia y que Jesús no ha venido al mundo por los justos, sino por los pecadores."También nosotros somos como ese pueblo que de una parte nos gustar escuchar a Jesús, pero a otra parte nos gustar criticar a los otros, condenar a los otros. El mensaje de Jesús es la misericordia", dijo Francisco en la misa que oficia en la parroquia de Santa Ana, en el Vaticano, antes de que desde la plaza de san Pedro rece el ángelus, el primero del pontificado.El papa Bergoglio agregó: "lo digo humildemente, el mensaje más fuerte del Señor es la misericordia".El obispo de Roma recordó que Jesús vino a este mundo "no por los justos, ya que se justifican por ellos mismos, sino por los pecadores".Se refirió a la parábola del fariseo ante el altar, cuando agradecía no ser como los otros, como el publicano y dijo que si somos así "no conocemos el corazón del Señor, y jamás tendremos la alegría de conocer esa misericordia"."No es fácil abandonarse a la misericordia de Dios porque es una infinidad incomprensible, pero debemos hacerlo. El Señor tiene una gran capacidad para olvidar, para perdonar. No se cansa de perdonar, somos nosotros los que nos cansamos de pedirle perdón. Pidámosle perdón. El no se cansa de perdonar", manifestó.Durante la misa se pidió por el nuevo papa y por la Iglesia.A su llegada a la pequeña iglesia del Vaticano, Francisco saludó a las personas que asisten a la misa, estrechó manos, acarició a niños y se mostró tranquilo, sonriente y contento.El papa vistió paramentos morados, del tiempo de cuaresma.Concelebró con los cardenales el italiano Angelo Comastri, arcipreste de la basílica de San Pedro y Prosper Grech, el purpurado octogenario maltés que pronunció la última meditación en el cónclave donde fue elegido.Antes de entrar en la iglesia, se asomó a la calle, que está a pocos metros de la columnata de la plaza de San Pedro y saludó a la gente que se encontraba en el lugar.A mediodía se asomará a la venta del apartamento papal que da a la plaza de san Pedro para el ángelus dominical, al que se espera asistan miles de fieles.

Lo más visto